5 MINUTOS DE FAMA: Víctor Mercado

La pasión y admiración por un artista no están peleados con el oficio periodístico, no al menos para Víctor Mercado, quien desde hace un par de años se adentró al mundo de los reporteros sin imaginar el ejemplo que representaría para quienes aspiran a crear un medio de comunicación desde las plataformas digitales.

Por la mente de Víctor nunca pasó convertirse en reportero y tras varios años de impulsar a la web «Círculo Postal», su visión sobre este oficio ha cambiado a través de buenas experiencias y uno que otro trago amargo que le ha hecho ver que no todo en la farándula es glorioso.

Aunque es un fan declarado de hueso colorado de diversos artistas consagrados del espectáculo, con el paso del tiempo ha forjado un estilo en los contenidos de «Círculo Postal» que le han encaminado a saber cómo controlar su euforia, redactar y cubrir eventos desde la neutralidad y poniendo siempre por delante los intereses que sus lectores piden.

Ser tomado en cuenta como un reportero serio y con profesionalismo tampoco ha sido un camino libre de tropezones y ese aprendizaje y compromiso por resaltar lo hermoso que también es el periodismo de espectáculos lo ha llevado a estar desde el otro lado de la moneda: las relaciones públicas y promoción de eventos con «Upper RP», campo laboral en el que tampoco es fácil estar correteando a los artistas para dinámicas con los medios de comunicación.

 

NG: ¿Cómo fue tu primer acercamiento a los medios de comunicación?

VM: Yo estudié mercadotecnia en el Centro Universitario de Ciencias Económico-Administrativas de la Universidad de Guadalajara, pero estaba indeciso por comunicación.

Me decían que por mis habilidades y personalidad podía estar relacionado a los medios desde otra trinchera. Conocía a Marco, me platicó que desde hace tiempo él tenía junto con otros amigos el proyecto de «Círculo Postal», que era como un boletín para anunciar cosas que pasaban en Ciudad Granja, eventos y promoción de negocios locales, pero poco a poco los que llevaban el proyecto empezaron a hacer otras cosas.

Al tiempo me dijo que sí lo podíamos retomar, en ese momento no estaban tan fuertes las redes sociales –en 2010–. Yo a la par seguía estudiando, ya viendo proyectos digitales. Fue un proyecto que me llegó en buen momento y en lugar de hacerlo impreso apostamos por los digital. Empezamos a ver cómo se estaban armando otros proyectos digitales en el mundo y cómo lo podíamos aterrizar en Guadalajara.

NG: ¿Aspirabas a relacionarte en algo de medios siendo niño?

VM: Mi visión de niño era totalmente distinta. Mi mamá es maestra y mis hermanos al ser más chicos, yo no tenía un referente de lo que eran los medios o que alguien estuviera relacionado ni al cine ni a la moda que ahora también desarrollo, yo estaba en ceros.

Lo único que sabía hacer era comercializar, mi familia trabajó en el tianguis muchos años con mi abuelita. Fuimos tiangueros durante toda la vida y lo único que sabíamos hacer era comprar y vender cosas y con eso crecí, pero desde ahí tuve desenvolvimiento con la gente, nunca he tenido miedo a relacionarme con los demás.

NG: Ya estructurado nuevamente «Círculo Postal», ¿cómo fueron esas primeras coberturas para que tomaran al medio de manera seria?

VM: Cuando empezamos había pocos proyectos o medios que fueran nativos digitales en la ciudad, la mayoría eran de sociales. Iniciamos por ahí, viendo que más podíamos hacer, íbamos a tomar fotos a los antros y restaurantes, cosas muy básicas y después nos acercamos a cosas de moda, fuimos girando a otras cosas con un sentido editorial.

Yo no sabía entonces ni cómo escribir una nota, ni que implicaba ser reportero. Desde nuestro primer año de relanzamiento cubrimos Intermoda y el Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG), llegué en ceros, viendo cómo lo hacían los demás reporteros, aprendiendo de ellos lo que podía y así me he formado.

NG: «Círculo Postal» es un medio que ha logrado venderse, atraer a clientes comerciales, ¿Cómo fue ese proceso?

VM: Ahora ya estamos más envueltos de lo que es el medio digital y las redes sociales y los comercios ya lo entienden más. Al principio llegábamos a vender un «banner» y algunos no cuestionaban que eso para qué les servía. No podíamos llegar a las empresas grandes porque no éramos nadie como medio y las empresas más chicas no tenían esa visión del impacto de las redes, era y sigue siendo muy complicado.

NG: ¿Cuál crees que la percepción de los lectores sobre «Círculo Postal» ante la gran oferta de medios digitales y tradicionales que hay ahora?

VM: La filosofía de «Círculo Postal» se basa en el contenido, la estructura y tratamiento que hacemos a la información, ya tenemos un sentido editorial. Siempre hemos querido compartir a la gente lo que a nosotros nos gusta, lo que nos hace felices, experiencias que son padres para nosotros y pensamos que la gente lo puede vivir con nosotros.

Tenemos lectores, seguidores y amigos que han estado desde el principio del proyecto, en Facebook tenemos a 18 mil seguidores y hay personas que nos comentan desde el día uno, hemos establecido una relación especial, quizá con 150 personas que nos acompañan desde siempre, que nos apoyan en los eventos, que comentan y comparten nuestras notas y contenido y eso es maravilloso.

NG: Al no tener experiencia como reportero, ¿fueron difíciles tus primeras coberturas o entrevistas?

VM: La primera entrevista fue con Fey, teníamos dos meses de relanzar «Círculo Postal» y nos invitaron a esa rueda de prensa. Había muchos reporteros, yo solo veía, anotaba cosas, pero no preguntaba nada, no sabía qué hacer.

Al terminar la rueda de prensa Fey quiso tomarse fotos con los reporteros y cuando me vio me preguntó que si yo era nuevo, le dije que sí, ella me dijo que sí me veía muy chavo, pero que me iría súper bien en esto, que estaba segura que más adelante nos encontraríamos, que me había visto nervioso y que no había preguntado nada.

Yo tenía 19 años entonces, a los tres años la entrevisté por teléfono y al finalizar la entrevisté le pregunté que si se acordaba de aquel chico en la rueda de prensa, que ella había sido mi ‘primera entrevista con un artista’, que era yo, dijo que sí que me recordaba y hace poco volvió a venir para otra rueda de prensa y me dijo que se acordaba todavía de mí.

Fueron de las cosas bonitas que me pasaron al principio, desde ahí esta profesión me ha acercado a muchas cosas desde lo profesional, que no eres público en ese momento.

NG: ¿Cómo has mediado tu admiración por tus artistas favoritos y la seriedad y distancia que un reportero debe tener en las entrevistas?

VM: Como fan he sido muy intenso, he tenido muchos acercamientos con artistas que admiro, pero esa parte ya la tengo controlada cuando es momento de trabajar. Lo que me ha costado trabajo es no dar ese favoritismo en las notas.

Mucha gente me dice que si yo soy en parte coordinador de mi medio que puedo publicar lo que quiera de quien quiera, pero sí trato de publicar hasta donde la nota o información compete, cosas que le interesen a los lectores, respetar que no ha toda la gente le gusta lo que a mí.

NG: ¿Te sentiste arropado por los reporteros cuando empezaste tus coberturas?

MV: Me costó trabajo y aún creo que sigue un poco esa parte cuando eres nuevo. Creo que todos tratamos de defender la experiencia que tienes, el tiempo que llevas en este medio, que quieres respeto.

Con el paso del tiempo los mismos reporteros y compañeros se dan cuenta cuando eres un medio que está trabajando por ser mejor. Cuando no sé hacer las cosas lo digo, quiero aprender, pregunto cómo puedo hacerlo, creo que eso hace que valoren tu trabajo.

NG: ¿Cómo das ese brinco a las relaciones públicas y coordinación de eventos en el espectáculo?

VM: Quizá esto es la parte más profesional de mi carrera, de lo que estudié, lo que siempre he querido. Me apasiona mucho la parte de producción, ver un evento tras bambalinas. En la escuela empecé a trabajar proyectos de moda y después me acerqué a empresas como «Crabtree» y ahí empecé con comunicación digital, después brinqué a los eventos de lanzamientos, me acercaba a medios que nos apoyaban con las coberturas. Después me invitaron a una agencia en Guadalajara para ser socio, ahí conocí a Lu Rosales, empezamos con cosas de cine y organizar eventos con prensa.

NG: ¿Te imaginabas que desde esta trinchera de promoción y organización tendrían eventos tan fuertes con premieres y artistas nacionales e internacionales?

VM: Son de esas cosas que sueñas, que las piensas, pero no crees que las puedas hacer. Al día vas llenándote de esas experiencias, en el momento no las crees tan grandes, pero cuando volteas al pasado y ves lo que has hecho con más personas ya eres más consciente de lo que puedes lograr. Al estar como reportero y relacionista conoces las necesidades que ambas profesiones requieren para realizar su trabajo.

NG: ¿Cómo enfrentas estos dos panoramas cuando no hay buenas condiciones en un evento?

VM: Yo veo esto como un plus. Sé lo que necesita el reportero y lo que se necesita para un evento o lo que pide un artista. A veces como reportero te faltan muchas cosas en un evento o entrevista, batallas por conseguir contenido, pienso en eso cuando estoy organizando un evento, a veces se puede.

Pero también con promotores, productores o artistas como mis clientes, les explico qué cosas no se pueden hacer, qué es lo que se necesita para que le hagan una buena cobertura, que a veces no quieren ser cuestionados de ciertos temas o que solo pueden dar entrevistas de cinco minutos, pero he aprendido a tener tacto para explicarles que el reportero hace su trabajo, que también esperan mucho tiempo por tal entrevista.

NG: ¿Has tenido decepciones con artistas que admirabas mucho?

MV: Creo que el caso más particular fue con Edith Márquez, la admiro muchísimo como artista, pero alguna vez que estuve reporteando en una firma de autógrafos fue muy pedante y grosera, era completamente diferente a lo que creía que era y cómo se acercaba a los fans, son situaciones complicadas.

He visto que hay artistas que muestran una faceta muy diferente a su público en convivencias, firmas de autógrafos y previo al evento. No todos son así, pero como fan, reportero o relacionista aprendes cómo son estas cosas, cómo son las jornadas de trabajo de cada uno. En un solo día ando de fan, de reportero o como relacionista.

NG: ¿Has vivido momentos frustrantes que te hagan pensar que tu proyecto no vale?

VM: A veces mi familia no entiende que hago, ni los mismos compañeros reporteros o relacionistas. Me ha desmotivado en algunas ocasiones esa parte convenenciera de cómo pueden ver tu profesión.

Antes de hacer relaciones públicas me enfrentaba a que me dijeran que no a ciertas coberturas o entrevistas, incluso con otros relacionistas u organizadores de eventos, que nos dijeran no por ser un medio digital, ves que hay un trato especial o preferencia a los medios impresos o televisión, pero también aprender el impacto y relevancia que tienen otros medios desde hace muchos años.

Nos hemos enfocado a mejorar «Círculo Postal» para que nos den el trato que merecemos, te sale esa garra por defender tu trabajo, mostrar las bondades e impacto de un medio digital.

NG: Te has caracterizado por pintar tu cabello de distintos colores, ¿eso te ha generado problemas para ser tomado como un profesional?

VM: Solo una vez me la pensé cuando iba a entrar a una empresa para manejar su comunicación, era relacionarme con cámaras industriales, con empresarios. En la entrevista pregunté si mi cabello generaba algún problema, pero también me cuestionaron si estaría dispuesto a quitarme el color rosa que traía, les dije que no tendría problema en quitármelo, pero que no lo haría porque yo no quería. Estuve trabajando ahí sin problema, he trabajado también con personas muy importantes, con cargos políticos de relevancia y nunca ha habido problema, nunca me han hecho sentir incómodo.

NG: ¿Qué implica el tener la responsabilidad de un medio que depende del contenido y ventas que ustedes generan sin intermediarios como otros medios más tradicionales?

VM: «Círculo» ha sido muchas veces el motivante para seguir, el saber que tengo algo que hacer. El año pasado estuve a punto de soltarlo, de decir adiós, sentía que ya no me estaba llenando, pero se van abriendo puertas que te hacen seguir adelante, surgen más proyectos, te buscan y sin darte cuenta seguiste caminando más tiempo con ese proyecto, que al final de cuentas te ayudó.

Ahora creo que no lo suelto, ha sido un camino de integrar a más personas, el perder a otras. Eso ha sido importante, el formar un equipo que esté comprometido con nuestros mismos ideales, actualmente estamos Marco, Iván, Daniela y Juan.

NG: ¿De qué manera crees que desde tus diferentes trincheras aportas al periodismo de la ciudad?

VM: Tratamos de exponer cosas desde una perspectiva más relajada, no tan formal. No vamos tanto al periodismo, pero tampoco desde una visión personal. Queremos generar una experiencia cuando estés leyendo nuestro contenido. Somos gente común y corriente, pero con ese gusanito de saber más, de meterte a un mundo que no conoces. Queremos llevar información especializada, pero aterrizándolo a un lenguaje más popular, que cualquiera lo pueda entender.

Fotografías: cortesía de Víctor Mercado.

mm
Norma Gutiérrez

Desde 2009 soy reportera. Soy dramática por gusto propio y le doy vueltas hasta el cansancio a cada problema.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.