Antonieta, más allá de Notre Dame y Vasconcelos

Antonieta Rivas Mercado –no Antonia, como muchos medios la llamaron cuando la mencionaban por la tragedia de Notre Dame– es mejor conocida por ser la hija del arquitecto Antonio Rivas Mercado (a quien recordamos más que nada por ser el principal colaborador en la construcción de la columna conmemorativa del aniversario 100 de la Independencia de México), por ser una mecenas del teatro mexicano o el dato que más intriga a los morbosos: la «groupie» de José Vasconcelos y posteriormente la mujer que se suicidó en el interior de Notre Dame.

El valor de esta extraordinaria mujer no radica en su vida personal, altamente estudiada, sobre todo en su rol político, sino en la obra literaria donde explayó en su momento ideas que un siglo después, siguen vigentes y siguen siendo ciertas: cuentos, obras de teatro, ensayos, novela, traducción y crónicas son solo algunos de los géneros en los que la autora incursionó durante su complicada vida. Su activismo feminista y político se vieron reflejados en la mayoría de sus textos como marca personal que supone una antesala para las autoras feministas que vendrían después.

De su vasta obra (algunas sin terminar) voy a hablar en específico de un cuento contenido en el volumen publicado recientemente por la Secretaría de Cultura con todas las obras literarias de Antonieta y que bien debería ser lectura obligada para cualquiera que se ostente como feminista: “Equilibrio”.

El cuento, siendo fiel al género, es bastante corto pero contiene un análisis profundo donde se refleja un valor que las mujeres mexicanas han sabido caracterizar a lo largo de la historia y que últimamente hemos olvidado: la sororidad, así, la historia sigue a Asunción, una mujer de pueblo que evoluciona –lento pero seguro– hacia un estado de consciencia de género y posterior rebeldía para poder salvar a su hija pequeña del destino de las mayores.

Lo que anteriormente se llamaría «solapar» o «maleducar» puede hoy verse como lo que realmente es: una serie de actos para asegurar la libertad de elección de las mujeres. Asunción protege a su hija Carmen de su extremadamente conservador y machista padre, Roberto, al ocultar sus verdaderos actos frente a él: que si va al rosario, que si va a la iglesia, cuando en realidad, Carmen disfruta libremente bajo la protección de la mentira, un mundo al que sus hermanas se les prohibió por su condición femenina.

Ante las prohibiciones, mentes cerradas y conservadores ¿qué puede hacer una madre para proteger a su hija de sufrir su mismo destino? La rebeldía no siempre toma forma de actos estrepitosos, a veces, es callada pero determinante. ¿Qué podemos aprender las feministas y no feministas de un cuento escrito durante el siglo pasado? Antonieta buscó compartir a través de sus obras un mensaje claro: las mujeres son las únicas que pueden definirse, debemos ser autocríticas al hacerlo; criticar las acciones de mis compañeras no aporta nada, en cambio, visto desde una perspectiva menos ególatra ¿qué estoy haciendo yo, cómo soy y cómo afecto a la libertad femenina?

Y sobre todo, la sociedad no debe tener injerencia en la construcción de nuestra identidad puesto que la imagen que imponen, poco o nada tiene que ver con la verdadera esencia de la mujer mexicana (o para explicarse mejor, como ella misma asegura: «la mujer mexicana no existe» la identidad generalizada impuesta por la sociedad de lo que se entiende como masculino o femenino no es más que un invento poco razonado que tiene nada que ver con la compleja identidad personal).

Leer a Antonieta Rivas Mercado es una experiencia que sin duda deja marcado un antes y un después en la práctica feminista actual. Una autora que fue y es mucho, mucho más que solo la hija de un arquitecto famoso, la amante de un pensador, esposa maltratada o una «anónima» suicida en la catedral más famosa del mundo, fue una mujer con voz y pensamiento propios, mucho que decir y dejar para la posteridad.

Lee:

*Antonieta Rivas Mercado, Obras. Editorial Secretaría de la Cultura.
*A la sombra del ángel por Kathryn Skidmore Blair, editorial Planeta.
mm
Paola Cortés

Estudié Comunicación pero no lo digo en voz alta. Lectora queer, feminista, trans feminista y todo eso.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.