“Belgigay”

Y llegué a la penúltima parte de mi viaje de casi dos meses. Aterricé en Bélgica, mi segunda vuelta a este país, solo que ahora me ocupé de conocer Amberes y Bruselas, pero claraaa que también me di una vuelta por Ámsterdam, pues está a pocas horas.

A Bélgica todos vamos a conocer Brujas que es un lugar encantador por su arquitectura antigua rodeada de agua, la cerveza y demás… Yo fui en 2015 y conocí a Eddy, sí, mi historia de amor de verano. Entonces, ahora que volví a este país, me quedé con él en Amberes, así que recorrí todas estas ciudades antes mencionadas de manera facilísima.

Bueno, quiero decirte que en Amberes no hay de por sí muchas personas, es una ciudad tranquila y sin muchos turistas, tal vez porque no era verano cuando fui. No encontré una zona “gay”, pero sí una calle especial donde los chicos juegan básquet y ahí mismo una iglesia donde a los que pasaban se les invitaba a entrar.

Cuando pase por ese lugar, lo primero que vi fueron unos hermosos calzones de esos que a mí me gustan –cortitos y pegaditos– también un par de arneses para quienes nos encanta entretenernos en el acto sexual.

Estuve caminando con mi amigo Eddy por las calles de Amberes, algo cansados por el viaje Paris-Bélgica, así que nos dispusimos a regresar a cenar y dormir pues a la mañana siguiente me iba a Ámsterdam.

En cuanto llegué a este lugar tan turístico y lleno de vida, sentí que entraba a otro mundo, sí claro, un mundo de posibilidades inexplicables, pues para empezar hay cafeterías donde te venden la mota y puedes fumártela donde quieras, además es una ciudad donde la prostitución es legal y existe un barrio exclusivo para eso que se llama “Zona Roja”.

Yo fui primero al museo del sexo que está prácticamente a cien metros bajando de la estación del metro, ahí se explica cómo a través de la historia ha existido el tema sexual, la diversidad y la pornografía, de hecho se relata cómo es que la “Zona Roja” inició.

Todo en Ámsterdam es caminando o en bici, créeme amigo, si te gusta caminar, disfrutarás mucho de esta ciudad, pues hay algo que ver en cada esquina y así es como encontré el punto rosa, el mapa gay en mis manos, ¡yaaas!

Me fui a visitar algunos cafés, regulares no de mota, era muy temprano aún y varios estaban cerrados. Entonces, creí que no podría hacer mucho pues todo empezaría mas tarde. Y nada, me encontré un bar gay, que además es de cruising (encuentro sexual callejero), el dichoso lugar estaba a media luz y había un túnel oscuro que te llevaba de puerta en puerta y encontrabas hombres sentados tomando cerveza, algunos con la mano en el paquete y otros más con el pene de fuera, un lugar de encuentro gay en donde además puedes comer, escuchar música y obviamente coger.

En uno de los cuartos alcancé a ver a un chico guapo y me acerqué para preguntarle su nombre, lo hice en inglés, pero él me respondió en español que era colombiano y me preguntó que si quería pasar el rato con él, yo me dispuse a probar el momento cuando cerró la puerta y vi que de cada lado había hoyos, nos empezamos a llenar de observadores, pero no solo eso, también de esos hoyo salían otras cosas, sí, ¡PENES! Salí un poco estresado, no pude continuar.

En mi camino me encontré con un vapor gay, que ese día pagando la entrada te regalaban un masaje en los pies y una hora en la cámara de colágeno, maravilloso pero me quedaba poco tiempo y tenía que volver.

Pues sí, llegué a dormir y a la mañana siguiente partí a Bruselas donde conocí a un chico que me llevó a recorrer la ciudad en algunos puntos y se enojó conmigo por ir solo un día… no, no es cierto, pero sí me dijo que la próxima vez necesitaba más de un día para apreciar su ciudad y conocernos mejor, pero eso no evitó que me invitara un café y un delicioso postre.

Además, él hablaba un poco de español, así que se emocionó de encontrarme, pues quería practicar el idioma. En la siguiente columna concluyo toda la experiencia de este viaje que tuve, espero te hayas divertido con estas aventuras.

mm
Mauricio Mosqueda

Soy diseñador, mi marca se llama Mosma Moda. Soy emprendedor, todo el tiempo estoy ideando cosas nuevas. Me gusta cuidar mi cuerpo y también me gusta mostrarlo.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.