David Strathairn y el reto de encarnar a Dios en una película

Actualmente está en cartelera la cinta protagonizada por el nominado al Oscar David Strathairn y el joven Brenton Thwaites, “Una entrevista con Dios”. La exhibición en cines de México está desde el 11 de enero y estará disponible hasta el día 17 en 147 complejos Cinépolis en más de 80 ciudades del país. La película pone a Dios en los reflectores haciéndonos reflexionar sobre lo que es realmente importante y la capacidad que tenemos para escuchar y para perdonar.

Al regresar a casa después de cubrir una guerra, el periodista “Paul Asher” (Thwaites ) lucha para lidiar con los efectos secundarios de sus experiencias, un matrimonio fallido y su fe en decadencia. Sin saber a dónde ir, se adentra en la historia de su vida: una entrevista con un hombre misterioso que dice ser Dios (Strathairn). ¿Qué le pregunta un inquisitivo reportero a Dios? ¿Qué le preguntarías tú?

“Una entrevista con Dios” es una película dirigida por Perry Lang y escrita y dirigida por Ken Aguado y a propósito de su estreno en cartelera, David Strathairn cuenta cómo fue el reto de darle vida a Dios.

–Antes de decir sí a “Una Entrevista con Dios”, ¿cuál fue tu primera impresión y comentarios de la historia?

–Mi primera impresión fue lo dulce, honesta y directa que es, además de ser una historia muy universal. Todo mundo tiene preguntas sobre su fe, cualquiera que sea, y cómo ésta se relaciona a sus vidas. Creo que es una historia muy dulce y que trató el tema de la fe de una manera muy sincera, franca y sutil sin bombos y platillos. Un joven haciendo preguntas profundas a un hombre más grande en edad, y este joven puede o no creer que el hombre es la deidad en la que él ha creído. Para empezar, estaba muy impresionado con la historia, y funcionó, creo yo. Cuando leí el guion por primera vez pensé “es una historia muy sólida y sincera” y se sostuvo.

– ¿Cuál fue el proceso para prepararte para este personaje? ¿Qué pasó por tu cabeza para darle al clavo al personaje?

–Estar presente, escuchar con atención, ser tan compasivo y empático al igual que este joven, pero más que todo estar en el momento con “Paul Asher”, el personaje de Brenton, porque más que todo se trata de su historia. Adentrarme en su historia lo más honestamente posible.

– ¿Te apegaste estrictamente al guion, o estuvieron constantemente trabajando en el diálogo durante la filmación?

–Nos apegamos al guion. Era mucho diálogo y lo tratamos como si hubiese sido una puesta en escena. Como si hubieran sido 3 pequeños actos, pero si, nos apegamos mucho al guion, muy pocos cambios.

– ¿Crees en la idea de un Dios interviniendo personalmente en nuestras vidas?

–Lo que sea que una persona por necesidad invoque para su propio bien, puede ser una gama de cosas. Depende de la persona que busca guía. Algunas personas creen en alguna fuerza, alguna energía que les ayuda a sobrepasar tiempos difíciles, pero todo depende de la persona. No sé si exista una energía toda poderosa que nos dirija, creo que nosotros mismos debemos ser los participantes de nuestros propios caminos.

– ¿Hubo algún incidente en particular durante la filmación? ¿Eventos extraños o sobrenaturales?

–No recuerdo, no. Todo fluyó muy bien.

– ¿A qué tipo de audiencia dirías que el mensaje de la película va dirigido?

–Creo que puede ir hacia cualquiera en realidad, cualquier audiencia que quiera sentarse, escuchar y participar en una seria discusión entre dos personas. No hay escenas de acción, es una película muy humana e imagino que puede atraer a muchas y diferentes tipo de audiencias.

mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.