Diego Luna revela sus netas en el FICG 39; estrena “Estado de Silencio”

El actor mexicano, Diego Luna, es la gran estrella de estos días de cierre de la edición 39 del Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG). El también director y productor presentó el libro “Diego Luna. La neta es chida, pero inalcanzable”, desarrollado por Roberto Fiesco y Alejandro Magallanes impulsado por el festival de cine y la Universidad de Guadalajara (UdeG). Diego dedicó esta obra a su padre Alejandro Luna, arquitecto y escenógrafo quien murió en el 2022.

“Mi papá me trajo al teatro y me sentó ahí sin que yo se lo pidiera. Sin total responsabilidad me dejó ver todo acerca de él. Y esa vida me fue envolviendo al punto de llegar aquí”, acotó Diego, quien resaltó que desde siempre ha estado inmerso en el tema de las artes escénicas, partiendo de la invitación que le hizo Luis de Tavira cuando era niño. También confesó que a los 15 años de edad decidió independizarse y aunque su padre siempre le pidió que regresara a casa, quiso demostrarse a sí mismo que sí podía salir adelante… “pero uno comete muchas pendejadas”.

Compartió Diego que las charlas con Fiesco para desarrollar este libro fue de ocho sesiones, “básicamente fueron sesiones como de terapia donde este maestro me ayudó a recordar mi vida y ponerle orden, o sacarla de ese orden donde uno la coloca para que las cosas no duelan, se acomoden mejor o suenen más poéticas. Y de pronto el ejercicio de hacer esto, el recuento de la vida desde los dos o tres años hasta la fecha, fue bien bonito, confrontativo y duro, pues me tocó hacerlo después de que mi padre había muerto, hace poco más de un año”.

Señala que tras estas confesiones se dio cuenta de muchas patrones, “de cosas que no dije, de cosas que viví y que no atesoré como hubiera querido. Y este libro me ayudó a hacer este trabajo”. Se dijo agradecido Diego por esta oportunidad a través de este texto, el cual destacó, “fue vital para lo que viene en mi vida”.

Fotos, cortesía del FICG.

Diego, con 35 años de carrera, recordó que la televisión, el paso siguiente en su carrera, le sirvió para darse cuenta que quería contar otras historias, por eso fue que decidió ya no hacer más telenovelas, aunque reconoce que en la actualidad la televisión es una importante plataforma para los creativos jóvenes que desean contar sus historias.

También en el conversatorio se habló de cómo Alfonso Cuarón fue parte fundamental en la manera en la que Diego vio con otros ojos el cine donde además le surgió la necesidad de adentrarse en la dirección y la producción. Justo la cinta “Y tu mamá también” le marcó ese panorama. “Esta película fue un viaje para encontrar nuestro destino”.

Finalmente, se hizo énfasis en que él es un creativo que utiliza su plataforma para darle voz a temáticas sociales. “En el cine cabe todo, si no funciona como un reflejo y si no se relaciona con quienes somos, pues no tiene sentido. Me viene involucrarme en cosas que me importan”.

Un documental que retrata la resiliencia de periodistas en línea de peligro

Ayer mismo, después de la presentación del libro, se exhibió en la Sala Plácido Domingo del Conjunto Santander, el documental “Estado de Silencio” del director Santiago Maza, cuyo productor es precisamente Diego Luna. Además, el proyecto fílmico está respaldado por Ford Foundation, La Corriente del Golfo y Luminate.

El documental expone los testimonios de cuatro periodistas mexicanos que se han visto afectados en su labor informativa tras ser amenazados por la narcopolítica. María de Jesús Peters, Marcos Vizcarra, Juan de Dios García Davish y Jesús Medina van hilando una trama donde la impunidad está arropada por el Estado.

Tras la proyección, Diego y Santiago, así como los periodistas María José y Marcos, charlaron con los asistentes y la prensa reunida, donde tuvimos la oportunidad de preguntarle a Diego cómo esta película lo ha sensibilizado acerca del oficio del periodismo.

“El primer paso para preocuparnos por el periodismo como algo que nos conforma, es que dejemos de catalogarlo sobre si es de aquí o es de allá. El periodismo es el reflejo y la oportunidad que tenemos de saber quiénes somos y para eso hay que entender lo hiperlocal y lo grupal, es igual de importante. Y a mí lo que me ha hecho este viaje es entender la importancia que tiene el periodismo en mi vida, en haberme forjado como lo que soy, en empezar a cuestionármelo todo. Las voces del periodismo que me han acompañado han sido esenciales en mi vida, además tengo amigos que viven esta violencia y constante agresión a su labor”.

Diego recordó que la idea de hacer este proyecto comenzó en 2018, buscando el apoyo de otros para su realización y que aunque los comentarios eran de qué se trataba de un proyecto interesante, nadie se sumó por lo que ellos comenzaron a echar andar la película con la libertad que da ser un proyecto independiente. Además, resaltó que aún no hay fecha de estreno del filme.

También reconoció que se ha normalizado el nivel de violencia e impunidad en el país. “El caso de las y los periodistas es solo un ejemplo de lo que vivimos todos, todos los días a gran escala. La película busca humanizar y hablarte no de dos o cuatro periodistas, sino de una hija que quiere ir a ver a su madre a un lugar donde está amenazada, o de un padre que dice que quiere hacer periodismo para dejarle un mundo mejor a su hijo, de eso tratan la película, pero una cosa en la que no reparamos es de la cantidad de historias que ellos nos cuentan y que cada que una voz es silenciada, dejamos de escuchar”.

Por su parte, la periodista María José hizo eco de una frase que ha sido fundamental en las consignas que los periodistas han hecho a la narcopolítica: “No se mata la verdad matando a periodistas”.

Finalmente, Marcos, el otro colega periodista de María José, resaltó que un proyecto como este documental ayuda a sensibilizar e inspirar de una manera muy interesante no solo a la audiencia, sino a él mismo. “Quiero hacer documental sobre las familias de personas desaparecidas, sobre todo en Sinaloa. Si no hay periodismo no hay democracia y no hay una sociedad bien informada. Si no existen redes de apoyo, necesitamos crearlas y este documental es una red de apoyo en sí misma. Sin embargo, este documental es algo que no debería existir, como los casos de desapariciones, feminicidios y violencias”, pero existe, y es una forma de hacer eco para reflexionar sobre la realidad en la que vive la sociedad y qué está dispuesta a hacer para comenzar a generar un cambio.

mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 12 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.