El contacto físico no requerido

Ya tenía mucho tiempo de no escribir sobre lo que le pasa en la comunidad LGBT+ en la que vivo, pero quería compartirte un poco de mi experiencia sobre una fiesta a la que fuimos varios “amikes” donde usamos falda, pues esa era la temática para acudir a dicho evento. Esto fue hace ya unos meses, pero no quería dejarlo pasar.

El primer momento es sentir esa emoción de poder usar algo a lo que los hombres hemos estado limitados, porque por lo menos en mi país es mal visto usar falda y si ésta es corta, pues mucho peor.

Llego a este evento donde hay drags y varios amigos, pero después nos vamos a un antro a bailar para seguir disfrutando de ese momento, de sentirnos libres y seguir moviendo nuestras faldas, rompiendo así los estándares heteronormados en los que vivimos.

Sin embargo, al usar falda experimenté un momento por el cual muchas chicas pasan en su día a día, cuando deciden usar una, o un vestido para la actividad que sea, sí, el acoso.

Creí que usar una falda sería cómodo, pues todos pertenecíamos a la misma comunidad y representamos la misma expresión de libertad en cuanto a romper el estereotipo de que los hombres no deben utilizar prendas “femeninas”, pero para mi sorpresa fue que al estar bailando pude sentir como un chico se sobrepasó y decidió meterme la mano por debajo de la falda.

Esta fue una acción muy incómoda para mí porque me limitó a no seguir moviéndome e intentar no parecer que disfrutaba de la música, pues tuve que mantenerme atento y observar si a alguien más se le ocurriría hacerme lo mismo y que le pareciera normal tocarme sin mi consentimiento.

Si alguien quiere mostrar sus piernas o su cuerpo, eso no significa que está buscando contacto físico o sexual, o que está dando permiso para que se le falte el respeto. Esa noche me sentí muy mal y le compartí mi incomodidad a una querida amiga que estaba ahí junto a mí, quien me comentó que en efecto, tenemos muy arraigadas heteronormas (que los gays también practican), donde llega a ser común que si alguien usa algo corto, muestra sus lindas piernas o senos, pareciera que da el “permiso” a los demás de “seducirlo” o tocarlo sin su aprobación.

Quise pensar en que esa noche solo sucedió un momento desagradable para mí y que podía seguir con mi felicidad y seguir bailando, pero no, me volvieron a tocar, así que paré y estuve sentado. Tenemos mucho tabúes que romper en cuanto a lo que sabemos sobre expresión de género y consentimiento.

Si ves a alguien con una súper actitud, disfrutando del momento, si tiene poca ropa o ropa ajustada, no intentes sobrepasarte, él está expresándose y viviendo su momento. ¿Por qué tú no haces lo mismo sin faltarle el respeto? Mejor bailemos todos, tal vez así conectemos más. Aprendamos a disfrutar y vivir la individualidad tomando el control de nuestros cuerpos con la libertad que es nuestro derecho. Gracias por leerme.

mm
Mauricio Mosqueda

Soy diseñador, mi marca se llama Mosma Moda. Soy emprendedor, todo el tiempo estoy ideando cosas nuevas. Me gusta cuidar mi cuerpo y también me gusta mostrarlo.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.