Freddie Mercury es un héroe para muchos: Rami Malek

Ya han pasado más de 25 años desde la muerte del cantante principal y extravagante líder de Queen, Freddie Mercury, pero su música está más viva que nunca. Freddie redefinió y trascendió los estereotipos, así como la música de Queen, que se rehúsa a que la asignen a cualquier género tradicional. Quizás esa es la razón por la cual la banda es un fenómeno tan intergeneracional, multicultural y mundial.

Ahora, el ganador del Emmy, Rami Malek, viste la muy ceñida catsuit y toma parte del pedestal con el micrófono para asumir el papel del rey del rock pop en “Bohemian Rhapsody: La Historia de Freddie Mercury”, una celebración trepidante de la música de esta banda tan emblemática y su vocalista.

Al lado de Malek, está Lucy Boynton como Mary Austin; Gwilym Lee como el guitarrista Brian May; Ben Hardy como el baterista Roger Taylor; Joe Mazzello como el bajista John “Deacy” Deacon; Aidan Gillen como John Reid, primer representante de Queen, Tom Hollander como Jim “Miami” Beach, abogado convertido en representante del grupo y Mike Myers como Ray Foster, ejecutivo de EMI Records, entre otros actores que le dan un valor agregado a la trama.

La elección ideal

Rami Malek, protagonista de la serie de televisión “Mr. Robot”, fue el actor que Graham King –productor del filme– y los realizadores eligieron para ocupar los zapatos de Mercury. Malek amaba la música y estaba fascinado con respecto a la oportunidad de saber más acerca de este icono musical.

“Sabía que Queen era un gigante y que Freddie Mercury era un icono y un héroe para muchos. Pero creo que no comprendía completamente cuán importante es para tanta gente alrededor del mundo. La fanaticada de Queen es inmensa”, comparte el actor.

Malek siempre fue aficionado de Queen y Freddie Mercury, pero cuando comenzó a investigar a la banda, se dio cuenta que iniciaron como agrupación en la década de los 70, “cuando todos tenían el cabello largo, las uñas pintadas de negro y usaban atuendos extravagantes. Creo que la mayoría de la gente identifica a Freddie como este hombre musculoso, con el cabello a rape y bigote, camiseta sin mangas, que tenía una tonelada de bravuconería y machismo. También fue asombroso haber podido llegar a conocer las múltiples versiones de él y también su lado muy dulce”.

La inquietud inicial de Malek con respecto a abordar un papel tan icónico se apaciguó poco tiempo después. “Cuando te das a la tarea de interpretar a Freddie Mercury, piensas, ¿cómo diablos voy a poder llenar esos zapatos?”, comenta.

“Lo abordé como si lo hiciera con cualquier otro papel. Así que lo despojé de sus logros en cuanto a sus interpretaciones —su habilidad para comandar el escenario, su canto, su manera de tocar el piano— y encontré en su esencia a un hombre muy complejo, que estaba intentando descubrir su identidad. Eso fue algo que sabía cómo abordar. Si podía partir de ahí, iba a ser capaz de tener los cimientos iniciales que te dan la confianza para hacer el resto de las cosas.

Y es que hay algo innegable en la figura de Freddie Mercury, ese es su magnetismo. “Cuando estaba en el escenario, sosteniendo esa mitad de micrófono, o sentado en el piano, se sentía capaz de hacer cualquier cosa. Lo que era mágico acerca de él fue el intercambio que tenía con todos en la audiencia, donde se les permitía sentir la misma cosa —podía llegar a ti, como si hubieras sido la única persona en la habitación— y es ese intercambio lo que lo hace uno de los artistas más únicos, notables y revolucionarios de nuestra época o de cualquiera”.

Graham King está de acuerdo al respecto de lo que señala Rami, “nadie podía comandar una audiencia como Freddie lo hacía. Sabía cómo comportarse para llamar la atención del tipo que se encontraba al fondo del estadio. Pensaba en los marginados. Y todo lo que transmitió lo obtuvo de sus raíces. Me parece que jamás perdió sus orígenes y lo que éstos significaban para él. Y creo que las canciones que compuso fueron parte de la personalidad de Freddie, que decía, ‘sí, podré ser el cantante, pero todos podemos cantar juntos. Todos podemos amarnos. Todos podemos intentar encontrar un lugar en este mundo donde nos podamos llevar’. Y me parece que eso significaba mucho para él”.

Una familia

Para Malek, uno de los temas más importantes del filme es el sentido de la familia y de cómo ésta protege y abriga. Cuando Paul Prenter es contratado como asistente de John Reid, representante de la banda, el grupo, la familia de facto de Mercury, es hecha pedazos. Prenter engatusa a Mercury para ganarse su confianza y lo alienta a que satisfaga su hedonismo. También convence a Mercury de que deje la banda y que vuele con sus propias alas en Alemania.

“La banda ve a Paul como alguien astuto y mañoso. Llevó a Freddie por un camino que se volvió muy turbio —las fiestas, los centros nocturnos, las drogas, el alcohol. Basta una visita de Mary Austin, la persona más cercana a él, para que se dé cuenta que las personas que conoce en Múnich no son una familia y que no están tomando en consideración sus intereses. Ahí es cuando Freddie se da cuenta que ha perdido una parte de sí mismo y que ha perdido a la banda, lo que finalmente lo lleva a ajustar cuentas. Se percata de lo mucho que depende de estos otros tipos en su banda y de ella –Mary–”.

Ahora el público podrá descubrir esta historia de contrastes de Freddie Mercury y su banda Queen, a través de una producción multitudinaria y un poderoso soundtrack. ¡Dios salve a la reina!

mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.