“Frozen 2”, conocer el pasado para construir el presente

La historia de “Anna” y “Elsa”, las hermanas del reino de “Arandelle”, nos llegó al corazón porque no se necesitaba que existiera un romance central en la trama para que ésta fuera contundente. Los directores Chris Buck y Jennifer Lee tomaron el estandarte del feminismo para contarnos una historia donde la relación de dos hermanas es más fuerte e incondicional cuando ambas están en la búsqueda de su camino, de reconocerse a sí mismas con sus defectos y virtudes.

Cortesía, Disney.

Esta segunda entrega llega seis años después para hablarnos del pasado de las hermanas, de dónde es que “Elsa” es la reina del hielo y cómo fue que “Arandelle” se convirtió en el lugar tan importante que es, ¿todo fue por las buenas o hubo engaños de por medio? Es interesante como una cinta que está muy dirigida al público infantil también abra la reflexión acerca del significado del poder entendiéndose en una construcción negativa.

Cortesía, Disney.

Por otro lado, “Anna” no quiere dejar sola a su hermana en este viaje por descubrir de dónde provienen sus mágicos poderes, pero de la misma manera, “Elsa” quiere protegerla de que no le suceda nada cuando comience su travesía, por eso es que decide alejarla. Si bien en la primera entrega veíamos a una “Anna” más temerosa de su andar, esta vez veremos a un chica más decidida y valiente que está dispuesta a no rendirse, el personaje creció mucho y justo es el equilibrio de la magia que posee “Elsa”, ella representa lo que los seres humano sí tienen en la realidad, amor y terquedad.

Cortesía, Disney.

Sin embargo, en su relación amorosa con “Kristoff”, las cosas no andan bien, y no es por falta de amor, sino porque la prioridad para “Anna” es su hermana, y está bien. Es interesante como es que la historia plantea que quien debe saber esperar es el caballero en cuestión y no la dama, cuando en las historias de amor del cine, son los roles femeninos los que tienen que ser los comprensivos, los que deben ser cautelosos porque los personajes masculinos tiene otras cosas en qué pensar. Y sin embargo, “Kristoff”, como el valioso caballero que es, entiende que antes de saber hacia dónde va la relación con “Anna” su apoyo debe ser incondicional cuando ella está entendiendo la historia de su familia.

Cortesía, Disney.

De hecho, uno de los números musicales más bellos, tiernos y divertidos es el que tiene “Kristoff” junto con “Sven” y los renos del bosque encantado, en su intención por pedirle a “Anna” que se case con él.

Cortesía, Disney.

Si bien la historia en general, es muy redonda y entretenida, con momentos muy tiernos y conmovedores, en muchos de ellos, donde interviene “Olaf”, los números musicales quedan a deber un poco, no hay una canción que sea tan memorable como “Libre soy” de la primera parte, en ese aspecto, la cinta no logra superar el soundtrack de la primera parte.

Cortesía, Disney.

Y aunque el fandom estaba pendiente de que en esta nueva entrega “Elsa” tuviera una relación sentimental con un personaje femenino, esto no sucede, no sé si porque Disney considera que no es el momento, porque la construcción de la historia no va en ese sentido, o porque al público conservador le pueda molestar, pero la producción justifica esto en la historia de una manera muy astuta, es decir, que no se necesita de una relación de pareja para que alguien se sienta realizado o encuentre su camino en la vida, pero nada está escrito, tal vez en una tercera entrega “Elsa” ahora sí tenga ganas de enamorarse. Por lo pronto esta segunda parte está muy buena, la animación es excepcional y se la van a pasar muy bien.

mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.