Horacio García-Rojas, enamorado de su piel mestiza

En la Nueva España de finales del siglo XVI existió un guerrero indígena en pro de los derechos de su pueblo, Francisco Tenamaztle, de quien poco se conoce en la historia de México, pero quien ahora fue un punto importante para desarrollar una película de corte histórico, bajo los géneros de la acción y el romance llamada “La carga”, que se estrena este 13 de octubre en salas mexicanas a través de la distribuidora Corazón Films.

Este filme dirigido y escrito por Alan Jonsson Gavica, desarrolla un amor imposible entre el indio Tameme “Painalli” (Horacio García-Rojas) y una española de la nobleza, “Doña Elsa” (María Valverde), quienes se conocen a raíz de querer hacer justicia, liberar a Tenamaztle de la pena de muerte a la que lo quieren someter los españoles. Ambos emprenderán un viaje que los mantendrá en constante peligro mientras se gesta un amor puro y sincero.

Y es Horacio –protagonista de la cinta– quien en entrevista para Rosa Distrito habla de la aventura que fue rodar esta película que para él tiene muchos significados, primero porque cuando comenzó a rodarla, nació su hija Eva Yolitzin y después porque lo enseñó revalorarse, a quererse tal y como es, sentirse orgulloso de su piel mestiza y sus características indígenas.

Nosotros ya vimos la película y se las recomendamos mucho, el primer fin de semana de una cinta mexicana en salas es primordial para que permanezca más días en cartelera, vayan a verla, no se la pueden perder.

–Es una cinta interesante porque se desarrolla en un contexto histórico, pero tiene elementos de aventura, acción y romance que funciona muy bien comercialmente, ¿buscaban eso en la película?

–Cuando hicimos la película, pensamos en hacer un tipo de cine que fuera incluyente, que pudiera llegar a todo el público, hacer una cinta comercial de acción, de aventura, de romance. La trama tiene cosas que son muy valiosas, habla de libertad y de justicia, de proponer al público personajes históricos importantes que el pueblo mexicano desconoce como Francisco Tenamaztle. Al mismo tiempo de hablar de algo muy importante para nosotros que es la identidad nacional y tratar de romper las barreras del racismo a partir de los personajes protagónicos que son ‘Painalli’ y ‘Elsa’, dos personas que aparentemente pertenecen a mundos diferentes y se dan cuenta que en el fondo no lo son tanto cuando aprenden a mirarse a los ojos y luchan por la misma causa.

– ¿Qué enseñanzas te dejó la película?

–Reconocerme frente al espejo, revalorarme y sentirme orgulloso de ser lo que soy, de portar los rasgos que tengo, de llevar a mi país en la piel, de llevar la prueba del mestizaje en mis características físicas en mi nariz y boca, en algún momento no estaba contento con ello, me hacía sentir como poca cosa, hasta que llega un momento en el que te revolaras y que está poca madre lo que eres, ser mexicano, parecerlo y sentirte orgulloso de ello. Un día antes de iniciar la película nació mi hija, quien es lo más importante que tengo, se llama Eva Yolitzin y en su llegada se cierra todo lo que la película me ha dejado, una gran aventura.

–La cinta muestra al pueblo que buscaba liberarse del yugo al que fue sometido y parece que aunque estamos en otro siglo, nada ha cambiado del todo, seguimos luchando por nuestra identidad y por defender nuestras raíces…

–Es algo muy triste de México, y el problema es que no hablamos de ello, o cuando lo hacemos, es desde el enojo y no desde el amor, no presentamos soluciones. Nosotros lo que tratamos de hacer con la película es complementar una solución en el sentido de sentirnos orgullosos con lo que somos, cuidar nuestras raíces, amarlas, protegerlas, respetarlas, cultivarlas y apapacharlas. El racismo es que si alguien trata de decirme ‘pinche indio’ y me quiere tratar de manera despectiva, en lugar de ofenderme, le diré: ‘a huevo, soy un pinche indio y estoy orgulloso de serlo’.

A mí, mi profesión y mi chamba de involucrarme en proyectos como éste, me da la posibilidad de darle piel, sonido y vida a un héroe mexicano y eso te lleva a revalorarte a ti mismo, a reconocerte y sentirse orgulloso de lo que eres, hay personas que no tienen esa oportunidad, porque lo aspiracional en México es que mientras menos mexicano parezcas, es mejor y es algo con lo que tenemos que luchar.

–Esta época de México, la de nuestros ancestros, es muy poco recurrida en el cine, ¿te parece?

–A mí me gustaría que existiera más cine de esta época y también de la Revolución, de la Independencia, más cine social, de lucha libre… A veces los creadores se colocan en la posición más cómoda y esa es volver a hacer el refrito de la comedia romántica tres veces, solo cambian la ciudad y a los protagonistas, pero básicamente es la misma historia como la han hecho las televisoras con las telenovelas durante todas su vida.

–Físicamente, tu personaje todo el tiempo está corriendo, caminando, con climas complicados, ¿qué retos requirió encarnarlo?

–Fue una película muy arriesgada, pero al mismo tiempo eso fue lo divertido, obviamente de entrada había una construcción que nosotros queríamos para el personaje, lo queríamos plantear a “Painalli” y a los indígenas como heroicos, como pensamos que eran. Yo no me puedo imaginar a alguien que solo comía yerbas, frutos, verduras, pescado y que cargaba con el poder de su cuello, piernas y espalda, 20 o 30 kilos recorriendo 30 kilometros, que no fuera de otra manera más que un hombre entero, fibroso, fuerte, un ser con mucha energía y poder. Entonces, había que construir físicamente eso, para ello estuve a dieta por seis meses y con entrenamiento físico pesado durante cuatro meses, me paraba a las cuatro de la mañana a entrenar para estar listo para el rodaje a las 5 de la mañana. Los lugares eran algo espectacular, de repente nos tocaba un sol impresionante o mucha humedad como en Catemaco (Veracruz) ahí entendí porque esa gente usaba taparrabos.

Horacio alista el estreno de varias películas como “La 4ta Compañía”, la máxima ganadora del Ariel 2017, así mismo estará filmando la nueva cinta de Rigoberto Castañeda, y en el Festival de Cine de Morelia presentará “Sin Vivir”.

  • Imagen, cortesía de Corazón Films

 

mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.