“La Monja”, más fantástica que terrorífica

Se le ha hecho tanta publicidad a “La Monja” que, incluso el tráiler cuando lo ves te hace temblar. Miles de personas esperábamos ansiosos el estreno de esta cinta y nada resultó ser lo que parecía. Aunque todo cuadraba para que fuera un éxito, en críticas no está sucediendo, habrá que esperar la respuesta del público en taquilla.

Era un ganar-ganar: Un estreno, medianoche y película de terror. Qué lástima que ni siquiera un grito le sacó a los presentes en la sala del cine.

“El Conjuro” (2013), la cinta que desprende todo este universo de los “Warren”, logró atraer la atención de todos aquellos fanáticos del terror e incluso a aquellos que no les gustaba tanto, pero disfrutaron de un buen susto.

De ahí se desprendió la secuela, “Annabelle”, que fue también muy aceptada, con mejor crítica y mejor construcción la segunda parte que la primera. Y ahora llegamos a la famosa monja, de quien se dieron sus primeros vistazos en “El Conjuro 2” y en “Annabelle: La Creación”. Entonces, después de conocer a “Valak” –la religiosa demoniaca– se esperaba una película que contara la historia de este ser maligno.

En los primeros 30 minutos de desarrollo de “La Monja” hay escenas que valen la pena, saltas dos o tres veces de tu asiento y le das una oportunidad. Se está planteando el panorama.

Incluso con Demian Bichir en la película –que a mí me causaba desconfianza– esa primera media hora es aceptable, no tanto su acento, pero lo logra. Después de eso la película se vuelve un desperdicio. Es la típica cinta estadounidense que trata de mezclar el terror con comedia, nada bien hecho. El papel del actor mexicano se vuelve muy fingido y se pierde el interés completo, a pesar de ser personaje principal.

Las actuaciones se perciben muy forzadas y las escenas de “miedo” se vuelven aburridas, pues en cada una logras adivinar lo que pasará. La película tiene secuencias en las que los protagonistas corren peligro cada dos minutos y podías adivinar que, obviamente, algo malo les pasaría.

Pasas del “¡No vayas!” al “Otra vez va a ir y lo van a espantar”.

Demian Bichir está a punto de morir tantas veces que ya prefieres que se muera. La actriz Taissa Farmiga, quien hace el papel de la “Hermana Irene”, podría ser la única que logra atrapar en la película. El otro “héroe” –“Frenchie”– (Jonas Bloquet), hace un papel de conquistador detrás de la “Hermana Irene” con unos toques de comedia que nada le aportan a un filme de terror.

En fin, esta cinta puede verse un domingo, en tu casa, con luces apagadas y solamente para que puedas decir que la viste. Si tienes algo más que hacer, hazlo. No te pierdes de mucho. ¿Ir a verla al cine? Qué triste si gastas.

mm
Fer Rangel

Periodista y feminista. Chilanga de nacimiento, pero tapatía desde mucho tiempo atrás. Feminista y vegana.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, nueve años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.