“La región salvaje” de Amat Escalante, ciencia ficción en función de la realidad mexicana

El cine que hace Amat Escalante siempre nos va a dar de qué hablar, suele ser violento, sexual, feroz y reflexivo, nunca nos va a dejar ir a casa sin hacernos cuestionamientos, y “La región salvaje” no es la excepción. La cinta llega a la cartelera nacional este 2 de febrero distribuida por Cinépolis después de haber recorrido círculos independientes, de hecho, desde que Amat ganó como mejor director por este filme en 2016 en el Festival de Cine de Venecia, el proyecto ha logrado llegar a otras naciones con buena respuesta.

Hace unos días Amat estuvo en Guadalajara para promover su película y tuvimos la oportunidad de conversar con él y su actriz protagonista, la tapatía Ruth Ramos, quien con ese filme tiene su primera gran oportunidad en la pantalla grande.

Esta es la primera vez que Amat explora con la ciencia ficción y el suspenso, partiendo de la realidad que vive México en cuestiones de violencia de género y homofobia. La trama plantea el contexto del placer desde la perspectiva de cómo todo en la vida tiene una reacción derivada de una acción, sin juicios de valor, el director propone un análisis interesante de la sociedad en la que nos desarrollamos.

“Para mí no tienen sentido la homofobia, el machismo y la violencia hacia la mujer, por eso es que traté de encontrarles uno, cuándo me llegó la idea fue soñando y pude escribir con Gibrán Portela, es importante eso, porque muchas veces las cosas más reales, sinceras o más cercanas a nosotros, no son necesariamente las que vemos con nuestros ojos, son las que sentimos y las que nos imaginamos. Entonces, ahí está en la película eso, y es algo interesante del cine de terror y ciencia ficción”.

A menudo las cintas mexicanas que abordan el suspenso fallan en la intención, no se vuelve creíble lo que el espectador ve en pantalla, sin embargo, Amat lo logra de la mejor manera. En la historia existe un ente que no es de este mundo, que brinda un placer fuera de serie, pero que también es adictivo y no comulga con todos los que quieren vivir la experiencia.

“Tiene que ver con el tema, la sexualidad es un tópico tan amplio, tan misterioso y tan complicado que se facilita que pueda representarlo con una criatura, más en un país como México que de alguna forma siempre ha sido muy cuidadoso donde se tiene que mantener cierta forma. Y esa contención y contradicción de los deseos de la gente va creando una fuerza y monstruosidad que de repente surge, incluso en la violencia entre hombre y hombre, claro, en la violencia hacia la mujer, o quienes tienen una preferencia sexual distinta, ese miedo y rechazo de uno mismo que hace que se odie a otro”.

“Siempre es importante entretener y mantener una intriga, un suspenso, una atmosfera, eso siempre me gusta aunque sea ciencia ficción, o no, y la trabajo, pero ahora que se hizo bajo este género, se vio más natural y con más fuerza para llevarla por ese camino”.
Y entonces, nos surge un cuestionamiento que Amat a bien nos responde, ¿este monstruo que vemos en pantalla es la representación de los prejuicios que tenemos de manera particular cada uno de nosotros?

“No necesariamente así, porque lo que yo quería tener era un monstruo en la película y estos no siempre tienen que ser una metáfora o algo así, ahora lo digo más en entrevistas o cuando presento la película, pero realmente cuando la hicimos, tampoco era que había una presentación concreta del monstruo, eso me parecía pretencioso y erróneo en su momento. Cuando estamos haciendo una película, estamos creando un mundo y dentro de él, puede existir esta criatura y dentro de esa lógica, entran otras más”.

Amat explica que cuando aborda un tópico en específico como el narcotráfico en “Heli” y la ciencia ficción en “La región salvaje”, trata de alejarse de eso que hizo, para llegar con nuevas ideas en sus siguientes proyectos. “Como que saco todo eso, invierto tanta energía, le doy tantas vueltas a las cosas y vivo tanto tiempo con cada proyecto, que ya no se me antoja iniciar otra película con elementos similares, me inspiran otras cosas y hago el esfuerzo de que sea diferente sabiendo que probablemente pueda salir muy similar”.

Arropada por Amat

Ruth es una actriz muy joven, que pensó no se quedaría con el rol porque se trata de una mamá con dos hijos, que aunque joven, tiene varios conflictos, sin embargo, tuvo la seguridad de dar lo mejor de sí en su casting y ahora es una realidad su primer gran oportunidad en cine.

“Una de las temáticas más importantes de esta película, a pesar de que tiene temas muy reales y que todos los días los vemos, es que justo es eso, no hay personajes ni buenos, ni malos, cada quien tiene sus razones de actuar y el por qué, es muy personal. Entonces, eso le da más fuera a estos personajes y los hace todavía más complejos”.

Comparte Ruth que tuvo que leer varias veces el guion para darle una mejor intención a su personaje, “porque no solamente es un drama, después viene una criatura que es totalmente distinta a lo que estos personajes pudieran haber conocido. Cada director es completamente distinto, tiene sus propia marca, y lo que hace Amat de trabajar con no actores es buscar personas distintas y perfiles diferentes para mostrarle al público”.

 

mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, nueve años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.