“Los dos Papas”, la confrontación de convicciones de dos hombres de fe

La religión desde siempre ha sido un tema polémico en el mundo, pero también ha sido un fenómeno social que muestra nuestra vulnerabilidad tanto para bien como para mal. “Los dos Papas”, la película que respalda Netflix y que cuenta con tres nominaciones al Oscar: mejor actor para Jonathan Pryce, mejor actor de reparto para Anthony Hopkins y mejor guion adaptado, es un filme que expone la confrontación de dos hombres de fe, dos guías espirituales que también han estado en el ojos público y el escarnio: Joseph Aloisius Ratzinger y Jorge Bergoglio.

El director brasileño Fernando Meirelles es el capitán de este barco que nos ofrece una mirada a la fragilidad de dos autoridades de la iglesia católica que se han caracterizado por ser líderes. Si bien la película se desarrolla en el contexto de la iglesia católica, no se trata de una cinta religiosa que busque brindar un mensaje juicioso como lo haría Eduardo Verástegui, por el contrario, busca ofrecer una reflexión en el sentido de que hasta los hombres más poderosos del mundo, siguen siendo humanos y están en una constante línea de prueba y error.

Imagen de Netflix.

Por un lado Hopkins representa al hombre conservador, que sigue las reglas de una iglesia que cada vez se vuelve más arcaica, por el otro lado, Pryce representa a un hombre más liberal, pero que sigue manteniendo el yugo de una iglesia que necesita abrirse a las nuevas formas de ser y de pensar.

Benedicto XVI (Hopkins) y Francisco (Pryce) durante la trama tienen varios encuentros, ficticios, claro está, pero son tan bien llevados a cabo, que como espectador acabas creyendo que fueron reales, quiere decir que el guion cumplió cabalmente con su deber y en cada una de estas escenas donde los personajes comparten dialogo, hay un halo filosófico, espiritual y rebelde muy atractivo.

Imagen de Netflix.

Aunque lo cierto es también que la película mantiene una ambigüedad, tal vez para no quedar ni bien ni mal con nadie, pero podría haber sido un poco más crítica, por ejemplo en el caso de los sacerdotes pederastas y el muy conocido caso de Marcial Maciel, en la cinta apenas se toca el tema como aspecto de otros tantos para la crucial decisión que toma Benedicto cuando decide renunciar a su cargo como Papa.

Otro punto en el que flaquea el filme es en que conocemos el contexto de Bergoglio, sus inquietudes, errores y reivindicación como hombre de fe y eso está muy bien, pero no vemos lo mismo con Benedicto, también hubiera sido interesante conocer su origen y las motivaciones que lo llevaron hasta el lugar en el que hoy se encuentra.

Imagen de Netflix.

Hopkins y Pryce están esplendidos, son muy merecidas sus nominaciones al Oscar, es curioso que Jonathan pese a la gran trayectoria que tiene, sea hasta ahora que tenga el ojo público sobre él, sus proyectos recientes le han dado el reconocimiento que desde hace tiempo se le debía. Les dejo esta frase que rescato de la película y que la dice el actor metido en la piel de Bergoglio: “La verdad puede ser fundamental, pero sin amor es insoportable”.

mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.