Paquita Salas y Magüi son víctimas de la moda, pero muy virales

La comedia del año debe ser la tercera temporada de Paquita Salas, es más irreverente y ácida que las dos anteriores entregas. Los Javis –sus creadores– sí que le han sacado mucho provecho a sus personajes centrales, Paquita y Magüi, quienes ya se volvieron por demás entrañables en este final de década que se aproxima.

En esta nueva entrega hay un especial enfoque en el tema de las redes sociales, la unión femenina y el ámbito de la moda como cereza del pastel. A través de la comedia es interesante ver cómo los realizadores hacen una crítica mordaz y certera al fenómeno que vivimos todos con el “social media”, como le llaman los gringos.

Cuando dice Paquita que ella a los haters les llama “hijos de puta”, es que tiene mucha razón, la polarización es innegable en el ciberespacio, si hay un hecho, el que sea que se comente porque se puso en tendencia, los que están a favor revientan de empatía, pero los que están en contra, también revientan de odio, el chiste es que no hay matices y todos estamos ávidos de dar nuestra opinión por más errada que esta sea. La serie lo retrata muy bien cuando Lidia San José hará un cortometraje donde interpretará a un peruano trans.

La reflexión y la visibilidad llegan cuando una mujer trans reclama que estos personajes se tienen que hacer precisamente con actores trans, el debate está sobre la mesa y llega con una conclusión muy poderosa, así que si no has visto la tercera temporada es momento de hacerlo ya.

Como Paquita es de la vieja escuela, pues tiene que encontrar aliados que la lleven a estar en boca de todas, que la expongan como una “influencer” y encuentra en Noemí Argüelles (Yolanda Ramos) esa experta en redes sociales que más que darle resultados, la meterá en enredo tras enredo, pero bueno, sabemos que Paquita pese a la tempestad siempre es una guerrera y saldrá airosa, porque si algo nos ha enseñado es que te puedes caer muchas veces, pero también te puedes levantar todas las veces que sean necesarias.

Y lo viral es lo viral, Belinda Washington es prueba y error de que si van a hablar de ti, bien o mal, pues por lo menos que eso te genere exposición mediática.

Esto nos lleva a la unión femenina que antes mencionaba, Paquita es una líder y se ha rodeados de otras mujeres a las que la sociedad y el contexto en el que todas se desarrollan, las exhibe como un grupo de perdedoras, que pasaron de moda, que no tienen nada nuevo que ofrecer y justo cuanto tocan fondo, nos demuestran que la unión hace la fuerza y que nadie las puede detener por defender sus ideales.

Finalmente hay que decir que la reina de esta tercera temporada es Magüi, es hilarante el personaje, quien en esta nueva aventura se ha convertido en la “Andy” de “El diablo viste a la moda”, su nueva jefa, Bárbara Valiente (Terelu Campos), es una calca de “Miranda Priestly” y lo que sucede en “B Fashion” nos hará morirnos de risa. Y es que Magüi siendo tan dulce y ecuánime, llegará a un punto de quiebre que la volverá más segura de lo que quiere, es que no se pueden perder su revelación.

Además hay que decir que la música que ofrece la serie es un recorrido de clásicos de la cultura pop como “Baila morena” y “Cuando zarpa el amor”, un hit de los 90 en España de Camela, que yo no conocía y que me tiene loco.

mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.