Suspenso y humor negro, una elegante fórmula en “Un pequeño favor”

Cuando se combinan dos géneros cinematográficos en una misma película, hay de dos sopas, o resulta ser una hilarante historia o un fracaso rotundo. Y tenemos que aplaudirle al director Paul Feig con la excelente trama que desarrolla en “Un pequeño favor” donde también sus protagonistas Anna Kendric y Blake Lively están EXCEPCIONALES.

Este cineasta ya nos había sorprendido con “Damas en guerra, cuya película incluso le dio una nominación al Oscar a Melissa McCarthy, este genio concentra y enriquece mucho a sus personajes femeninos llenándolos de mucha personalidad y poder.

Basada en la novela de Darcey Bell, “Un pequeño favor”, desarrolla la vida de “Stephanie” (Anna) y “Emily” (Blake). La segunda le pide a la primera recoger a su hijo de la escuela y misteriosamente desaparece. Entonces, “Stephanie” busca descubrir la verdad bajo su repentina ausencia. “Sean” (Henry Golding), esposo de “Emily”, se une a “Stephanie” en este suspenso que se engalana con enredos, vueltas y traiciones, secretos y revelaciones.

Lo que más llama mi atención es que tanto las actuaciones, como el humor negro, la estética de la fotografía, los diálogos y hasta el vestuario, todos, gozan de una elegancia muy particular, una sofisticación en el contexto que le brinda mucho glamour al desarrollo del filme, es muy exquisito.

Aunque el guion podría pecar de simple en algunas cosas donde hasta las inverosimilitudes se presentan, el director las arropa de manera espectacular con la comedia y el suspenso, un género siempre está trabajando con el otro, nunca se desvinculan y eso sustenta mucho a la historia.

Por otra parte está la genialidad de las actrices, por un lado Anna representa a la mamá soltera que es muy vívida, tiene un vlog, sabe a la perfección cómo cuidar a su hijo, pero también es obsesiva compulsiva y quisquillosa, en tanto Blake, encarna a una mujer audaz, corrosiva, sensual, segura de sí misma, pero también oscura, misteriosa y adictiva, cada una logran el interés del espectador por estar al pendiente de cuál es el siguiente paso que van a dar. Son roles bien dibujados que saben muy bien lo que quieren y cómo lo van a conseguir.

Blake y Anna tiene una buena trayectoria como actrices, pero estos personajes las colocan en un nivel más alto, se nota la madurez con la que trabajan y enriquecen a sus personajes, además de que están muy bien dirigidas, ellas y el demás resto del elenco, jamás se pierde el tono y el ritmo aunque lo más dramático haga acto de presencia. No conocía mucho del trabajo de Henry Golding y muy bien, es el triángulo amoroso perfecto para esta historia.

Háganse un pequeño favor y vayan a ver esta película cuanto antes.

mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.