“Tiempo compartido”, una visión neurótica y ácida del capitalismo y el consumo voraz

Los hoteles que ofrecen tiempos compartidos pueden ser una trampa vitalicia para quienes caen en sus redes, pertenecen a un modelo de negocio que juega con las emociones para lograr el cometido de la compra y venta, es tan solo una parte del rompecabezas del chantaje piramidal donde caben dinámicas como la flor de la abundancia, las tandas y recientemente el coaching.

Todo este contexto lo retoma el director de cine Sebastián Hoffman para hacer una crítica bastante ácida, neurótica y divertida del consumismo capitalista a través de su cinta “Tiempo compartido” que tiene su estreno este 31 de agosto en 26 ciudades de la República Mexicana con 600 copias. El filme ya tiene un buen recorrido por festivales y tiene varios premios que dan garantía de la calidad de la producción.

Por ejemplo, ganó a mejor guion en Sundance, le dio a Luis Gerardo Méndez el Mayahuel de Plata al mejor actor en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG) y los Premios Ariel para mejor coactuación masculina y actor de cuadro para Miguel Rodarte y Andrés Almeida, respectivamente. Hace unos días tanto Sebastián como Andrés estuvieron de visita en Guadalajara para promover la película y dialogamos con ellos.

“La película ya ha estado en varias partes del mundo, ahora se estrenó en cines en Europa y le fue muy bien, con buenas reseñas, de repente los críticos han sido muy buenos con nosotros desde que estuvimos en Sundance y ahora que salga al público ya veremos, porque no es una cinta clásica en ningún sentido, será interesante ver cómo será ahora que se estrene con el público mexicano que para él la hicimos”, señala Sebastián.

En el reparto también destacan las actuaciones de Cassandra Ciangherotti, Montserrat Marañón y RJ Mitte. La cinta tiene una serie de condimentos fílmicos que engloban una felicidad falsa. “La película habla de esos falsos paraísos, de lo que te venden, es una crítica al capitalismo y al consumismo voraz, son dos padres de familia que se encuentran en una crisis y están atrapados en este espacio donde estás casi forzado a sonreír y pasarla bien. Y desde que escribimos el guion era interesante ese conflicto dramático de qué pasa si te las estás pasando mal en un lugar donde se espera que no tienes que demostrar emociones negativas”, continúa el director de cine.

Señala que el tema de los tiempos compartidos no se entendía muy bien en Europa porque no se da esta modalidad, sin embargo en Estados Unidos va como anillo al dedo porque este modelo de negocio de ahí lo adoptó México.

En la trama Andrés Almeida representa la piedrita en el zapato del personaje que tiene Luis Gerardo Méndez, es incluso como una especie de aliado de este personal del hotel que está buscando venderle un tiempo compartido a este hombre en neurosis total.

Andrés juega mucho con la línea de la comedia, que incluso relaja la tensión que tiene el espectador cuando ve a Rodarte y a Méndez en la piel de dos padres ofuscados por querer escapar del falso paraíso y sin embargo, no lo pueden hacer.

“Siento que estuvo apenitas (su personaje) porque tampoco queríamos que fuera algo cómico, teníamos la idea de un personaje que puede parecer muy convencional, el estereotipo del tipo de turista que llega a estos lugares y que siempre está buscando tener un reconocimiento a partir del mismo hotel, pero nos encantaba la idea de que inclusive existiera algo siniestro dentro del personaje”.

Si quieres enterarte más de la construcción de la película, dale clic a nuestro vlog.

mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.