¡Amiga, date cuenta! 10 tips para que no te conviertas en inquisidor social este 2019

Es un nuevo año y aunque deberíamos de haber superado ya ciertos estereotipos sociales y tabúes con respecto a la orientación sexual de cada quien, sus gustos, aficiones, doctrina religiosa y demás menesteres que no nos incumben, nos hemos vuelto expertos opinólogos solo porque pagamos internet y con él tenemos acceso a una cuenta de redes sociales. Por eso, te ofrezco 10 tips para que los tomes en cuenta antes de usar tu libertad de expresión, la cual automáticamente deja de serlo cuando transgrede y daña a alguien más.

1.- Infórmate

Es el consejo más fundamental de toda esta lista. Puedes no estar de acuerdo en algo y es muy válido, es tu punto de vista, pero si no tienes la suficiente información, o no investigaste y colaboraste con fuentes fidedignas para explotar contra un tema determinado en redes sociales, o estar a favor de una causa, mejor piensa dos veces antes de expresar lo que quieres decir. Muchos de los comentarios que se generan en redes sociales vienen desde la ignorancia y lastiman mucho.

2.-Empatiza

El 2018 fue un año donde se puso sobre la mesa el tema de la transfobia, sobre todo cuando nos enteramos que la española Ángela Ponce concursaría en Miss Universo. Bueno, todos tenían algo que decir, sin embargo, antes de criticar a una persona por un logro que para ti puede ser un retroceso, empatiza con su historia de vida, te darás cuenta que si está en un lugar determinado es porque se partió la madre para lograrlo.

3.- No discrimines

Si Yalitza Aparicio sale en Vogue: “Ni está tan guapa, y la mona aunque se vista de seda”, es un ejemplo cercano que vivimos cuando la actriz de Roma comenzó a figurar en revistas internacionales. La mujer ha logrado algo increíble, y si no te gusta su trabajo, válido, pero demeritar sus logros solo por sus rasgos indígenas, eso es discriminación.

4.- No seas hater

Todo va ligado a lo mismo, basta con que navegues en Twitter para darte cuenta de todos los comentarios cargados de frustración que se disfrazan de “humor negro”. En realidad a los haters poco les importa si ganaste un Oscar o descubriste una nueva galaxia, te van a criticar si estás gordo, si eres gay o si estás feo, eso les importa más que la hazaña que lograste.

5.- Analízate

Somos muy buenos para juzgar, pero no para ver nuestros propios errores. En nuestra naturaleza social, el prejuicio nos caracteriza, el tema es que tenemos que trabajarlo para no volvernos inquisidores sociales, regularmente y como regla de vida, lo que te choca, te checa. ¡Aguas!

6.- Respira

De por sí la vida es muy frustrante para que vivas malhumorado todo el tiempo, está bien, las redes sociales son un medio de deshago y en ellas tú expresas lo que quieres, pero vamos, respira un poco y toda esa frustración canalízala en algo que te guste hacer. Para la próxima cuando te metas a Instagram y sepas que Ricky Martín se convirtió en padre de una niña, si no te alegras, al menos te dará igual, pero ya no estarás vociferando que lo que él hace es “antinatural”, porque estás pendiente de ti y no de lo que le pasa a otros.

7.- Oxigénate

No solo se trata de que comas sano o hagas ejercicio, oxigenarse es rodearse de personas que sumen a tu vida, y también convivir con aquellas que se han superado a partir de una enfermedad, un reto o un estigma social, conocer a cerca de sus vidas te hará cambiar de percepción sobre lo que creías que era lo correcto.

8.- El humor negro

Está bien chido hacer memes y compartirlos, no te alejes de eso, lo interesante de las redes sociales es que nos permite ser muy irónicos, el tema es encontrar el matiz. Recuerda que el internet es un arma de doble filo. Entonces, una cosa es reírte de una situación o momento embarazoso y otra cosa muy distinta es mofarte de alguien más por su orientación sexual, complexión o u momento incomodo por el que atravesó.

9.- Colabora

No solo se trata de quejarte en redes sociales o con tu compañero de cubículo porque las cosas andan más en el contexto en el que te desenvuelves, colabora para que todo comience a cambiar, no es imprescindible que te vuelvas un activista de alguna causa, que podrías hacerlo, pero comenzando contigo mismo es un buen punto de partida.

10.- La introspección

Continuamente tienes que hacer ejercicios de conciencia sobre lo que hiciste bien y lo que hiciste mal, no se trata de que flageles, más bien, que si fuiste homofóbico, violento, burlón o desagradable, en la próxima oportunidad te redimas y trabajes en eso que tú sabes que hiciste mal, la mejor amiga es la conciencia.

mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.