“ANA”: Muy mexicANA, también muy humANA, pero algo plANA

Las mujeres han tenido que abrirse camino todos los días para desarrollarse personal y profesionalmente. Son cosificadas, vulneradas y criticadas por cada decisión o acción que emprenden. Y cuando llegan a una edad madura, tienen que vencer los prejuicios que tratan de invisibilizarlas. Un buen ejemplo de ello son las actrices, quienes están a la vista del ojo público lidiando con todo tipo de comentarios fuera de lugar.

Ana de la Reguera se ha embarcado en un nuevo proyecto televisivo que toma aspectos de su realidad para fusionarse con la ficción, el resultado es “Ana”, una serie de 10 capítulos disponible en Amazon Prime, que desde la comedia expone cómo es que las mujeres todos los días tienen que enfrentarse a juicios de valor por su edad, por la manera en la que se visten y con quiénes se relacionan, etcétera.

Si el proyecto no tomara sus bases de la propia historia de vida de Ana, habría que decir que es un proyecto ligero y divertido que cumple bien con su función de entretener, pero como sí tiene que ver directamente con ella, como espectador siento que no se asoma del todo la verdadera Ana, que el personaje lo ha construido muy en lo superficial y que tal vez si lo hubiera ejecutado desde el humor negro y ácido para hablar realmente sin tapujos de sus miedos y temores, tendría una perspectiva mucho más atractiva.

Si ya estaba atreviéndose a mostrar parte de su esencia desde esta ficción bañada de realidad, se hubiera dejado ir sin reparos, pareciera que cuidó mucho esa imagen con la que se dio a conocer. Se percibe tan perfecta que en varios de los episodios no le crees por las situaciones que está pasando, pues si a ella “le va mal”, ¿qué podemos esperar nosotros los terrenales?

No quiero sonar contradictorio, porque no estoy criticándola a ella como mujer, jamás lo haría, estoy hablando del personaje que nos ofrece en “Ana”, que desde otra lectura podría ser un rol muy entrañable y que por ahora, en esta primera temporada es muy tierno y entretenido, habrá que ver cómo evoluciona el proyecto porque sí tiene mucha tela de donde cortar.

Por ejemplo, uno de sus aciertos más contundentes es su edición y narrativa, “Ana” se compone de elementos gráficos e imágenes llenas de vida que funcionan como analogías de las actitudes y pasiones más primitivas de los seres humanos. Además, la anécdota de la filosofía de vida del “chick, check, chock”, funciona muy bien como hilo conductor de los perfiles amorosos con los que se involucra la protagonista, crea gran empatía porque muchos serán los que se identifiquen con estas situaciones en las que ella se ve inmersa.

Otro punto a favor es que la conciencia de “Ana” es su propia madre “La Nena”, quien está ahí aconsejándola o regañándola cada vez que tiene que tomar una decisión. La actriz quien da vida a su mamá es Tina Romero, una excelente intérprete que desarrolla de maravilla el personaje, la amas y la odias al mismo tiempo. También Eduardo España tiene un papel muy rico, sin duda son dos grandes histriones que suman a la serie de Ana de la Reguera.

Pero ella también se permite –desde “Ana”– hablar de cosas reales y cotidianas que vivimos o estamos experimentando todos, como la diversidad sexual, el consumo de mariguana, cuestionarnos si estamos listos para ser padres, o si en realidad estamos haciendo aquello que nos hace felices. Además los números musicales con los que cuenta el proyecto no tienen pierde. ¿Ustedes ya la vieron?

mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.