La magia de “Sailor Moon” está de regreso

Directo en la nostalgia. Hoy el tío Netflix estrenó “Pretty Guardian Sailor Moon Eternal: La película”, proyecto dividido en dos partes que viene a llenarnos de nostalgia a quienes fuimos niños en los años 90 y que seguramente conectará con las nuevas generaciones. ¡Cuánta emoción!

Las nuevas aventuras de “Sailor Moon” están ambientadas en abril, cuando los cerezos florecen y el ambiente festivo se apodera de Tokio por la celebración del mayor eclipse solar total del siglo. Mientras la Luna nueva oscurece al Sol y atenúa gradualmente su luz, “Usagi‑Chan” y “Chibi‑Usa” se encuentran con “Pegasus”, quien está en busca de la doncella elegida que pueda romper el sello del “Cristal dorado”.

“Chibi-Usa” viajó al siglo XXX para estar con “Usagi-Chan” y “Mamoru-Chiba”, sus padres en el futuro, pero al tratar de regresar a su presente se da cuenta que no puede porque hay una fuerza extraña que la detiene. Parece ser que viene de una compañía misteriosa llamada “Dead Moon Circus”, la cual tiene un malicioso plan: propagar unas terribles encarnaciones —conocidas como sombras—, apoderarse del legendario “Cristal de plata”, gobernar la Luna y la Tierra y, finalmente, al universo entero.

En la película podemos ver la rivalidad de siempre entre “Usagi‑Chan” y “Chibi‑Usa”, sin embargo, las dos se guardan un profundo cariño pues una quiere ser como la otra, y se cumple el deseo interno de ambas, “Usagi” se convierte en niña y “Chibi” en adulta, ésta última además guarda un sentimiento más que paternal por “Mamoru”, aunque es su padre del futuro, hay una especie de conflicto edípico.

La animación es súper detallada, se nota que el paso del tiempo ha hecho justicia a los personajes, pues esto se ven actuales, divertidos y con una estética súper linda, en cualquier momento que pauses la película, se muestra una bella postal de la cinta. El espíritu de “Serena” –como yo la conocí– y sus amigas, sigue intacto, fue inevitable recordarme siendo niño, dibujando a cada una de las “Sailor Scouts” y después colorearlas y recortarlas para jugar con ellas.

Seguramente si pasas de los 30 años, recordarás esos álbumes de estampas que comprabas en la papelería de la esquina y que gastabas todos tus domingos en sobrecitos de cartas para llenar el álbum. Lo que sí también es muy destacable en la película es ese mensaje de poder y fuerza, que a veces creemos que no podemos verlo, pero que estando en una situación determinante, nos sorprendemos de lo que somos capaces de lograr.

mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 12 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.