«Los Chalecos Amarillos encarnan algo justo, urgente y profundamente radical»: Édouard Louis

El escritor apoya las recientes manifestaciones francesas porque dan visibilidad a cuerpos excluidos

El escritor Édouard Louis, autor de «Para acabar con Eddy Bellegueule», manifestó haber «sentido un choque» al ver las primeras imágenes de las recientes protestas en Francia. «Hace varios días que intento escribir un texto sobre y para los ‘Chalecos Amarillos ‘, pero no puedo terminar», dijo el autor, en un artículo de opinión publicado en las redes sociales.

«Estoy paralizado por la extrema violencia y el desprecio de clase que se abate sobre ese movimiento porque, de cierta manera, me siento personalmente agredido», confesó en sus perfiles de Twitter y Facebook, donde también aseguró haber visto, en las fotos de las manifestaciones, cuerpos que no ocupan nunca el espacio público y los medios de comunicación de su país.

«Son cuerpos que sufren, sacudidos por el trabajo, por el cansancio, por el hambre, por la humillación permanente de los dominantes contra los dominados, por la exclusión social y geográfica. La razón de mi choque es mi odio a la violencia del mundo social y sus desigualdades. Pero también, y sobre todo, porque esos cuerpos de las fotos se parecen a los cuerpos de mi padre, de mi hermano, de mi tía».

Imagen tomada de Twitter @Chileokulto

«Bárbaros y estúpidos»

Louis criticó el hecho de que, desde el nacimiento de este movimiento, muchos expertos y políticos restaron importancia a las protestas. Los manifestantes fueron llamados «bárbaros», «estúpidos», «irresponsables», como si la clase obrera no pudiera protestar, según su análisis.

«Fenómeno normal de percepción diferencial de la violencia: una gran parte del mundo político y mediático quiere hacernos creer que la violencia no son las miles de vidas destruidas y reducidas a la miseria por la política, pero sí algunos coches quemados», continuó. «Es necesario nunca haber conocido la miseria para creer que la avería de un monumento es más grave que la imposibilidad de alimentarse o de alimentar a su familia».

Movimiento permite transición del lenguaje

Para el novelista, mientras los «Chalecos Amarillos hablan de «hambre, precariedad, vida y muerte», los políticos y una parte de los periodistas responden que «los símbolos de la República fueron vandalizados». También recordó que, cuando él habló de racismo y homofobia en sus libros, fue acusado de estigmatizar a Francia, pero ahora los medios de comunicación evocan estos mismos temas para criticar a los manifestantes, incluidos algunos periodistas que «nunca hicieron nada por las clases populares».

«Aunque existan gestos racistas y homofóbicos en el seno de los Chalecos Amarillos, ¿desde cuándo los periodistas y políticos se preocupan por el racismo y la homofobia?», cuestionó. «Ellos, por casualidad, ¿abordan las violencias policiales que afectan todos los días a los negros y árabes de Francia? Cuando las clases dominantes y ciertos medios hablan de homofobia y racismo, están diciendo: pobres, cállense la boca».

Édouard Louis argumentó que el movimiento de los «Chalecos Amarillos» todavía se está construyendo, con un lenguaje crudo y volátil, que necesita ser modificado y perfeccionado». Para él, hay que dejar de decir que las personas sufren «a causa de la inmigración y de la vecina que recibe ayudas sociales», y empezar a entender que el problema «son los gobernantes, el sistema de clase, el presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro, Edouard Philippe».

Por último, explicó que es necesario que el movimiento continúe, «porque encarna algo justo, urgente, profundamente radical, y porque los rostros y voces que habitualmente están condenados a la invisibilidad se vuelven al fin visibles y son oídos».

Fuga de clase

En 2014, Édouard Louis emergió en la escena literaria francesa con su libro, «Para acabar con Eddy Bellegueule». Esta obra obtuvo varios premios y provocó algunas polémicas. El autor repasa en ella con una violencia textual los diversos ataques – sociales, emocionales y físicos – que sufrió en su ciudad y en su casa durante la infancia.

Su único deseo era huir y su única salida fue la literatura. «Eddy» generó cuestionamientos acerca de cómo su autor retrataba a los pobres de Francia, pero sigue siendo un importante retrato de las complejidades del mundo capitalista actual y de las divergencias de clase en su país.

mm
Omar Gómez

Soy un periodista apasionado por el arte y la cultura francesa.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.