París de mi amor: La ciudad de la pasión

Luego de haber estado por más de 20 días en Turquía, un lugar maravillosamente bello y complejo, llegué a París –“la ciudad del amor”–, así es como inicio la plática con Fabien, el chico que me recibió en su departamento por la app de CouchSurfing. Pero al terminar esta frase que le decía –caminando por la ciudad gala– que me corrige y me dice: “no, es la ciudad del sexo”. Yo me rio y le pregunto, “¿por qué lo dices?…

Pues bueno, amigx que estás leyendo esto, antes de resolverte la duda, quiero decirte que es mi segunda visita en esta bella ciudad del amor, la luz y claro, el sexo. La primera vez que pisé este majestuoso lugar tenía 25 años, ahora ya tengo unos cuantos más y por ende, más experiencia y con la oportunidad de vivir por más tiempo a Paris –de pies a cabeza–.

Bueno, ahora quieres saber ¿por qué es la ciudad del sexo?

Luego de llegar a Turquía, me sentía tan cansado que aunque me invitaron a una fiesta súper gay, decliné la oferta, lo que deseaba era bañarme, comer y dormir. Así que a la mañana siguiente como cualquier turista comencé a recorrer la ciudad y comer croissant dulce y salado, por supuesto.

Mi Grindr al fin funcionaba después de casi un mes, recuerden que en Medio Oriente la app está prohibida. Y bueno, después de 20 días de no saber de hombres, cambié mi foto y comienzo a charlar con algunos cuantos… ya sé, van a pensar que soy un promiscuo, pero si soy o no, la realidad es que hay más gente conviviendo en redes sociales que en otra parte: ¡Sorry, not sorry!

Conocí a Vicente, un chico de Valencia que tenía 15 días viviendo en París por trabajo y me invitó a tomar un café, habla castellano, así que nos entendimos rápido y fácil, con el conocí el término “sexsoft”, no te saques de onda, se trata prácticamente de todo el contacto sexual, pero sin penetración, podría decirte que fue el faje más rico, largo y duradero de mi vida, jajajaja.

Cuando pisé la zona gay en París, me pareció divertido saber que no solo los gay están ahí, pues es un lugar de cafés, bibliotecas, panaderías, restaurantes de todo tipo de comida, además de increíbles tiendas de lujo, me gusta que no sea tan separatista porque lo que buscamos al hacer estas menciones sobre LGBTTTIQ es buscar que se nos reconozca y se nos trate como a todas las personas que formamos parte de una sociedad.

Cerca del famoso museo Pompidou está el vapor gay que visitamos mi amigo Arturo y yo, se llama “Sun City”, un lugar con sauna, gimnasio y montón de cuartos obscuros, jacuzzis, un columpio de piel para el acto sexual y habitación con espejos para aquellos que son voyeristas, y claro, lo más importante de todo, increíbles chicos de todas las edades y para todos los gustos, todas las estaturas, todos los colores de piel y todo lo que te quieras imaginar también.

El único detalle acá en estas ciudades tan modernas y cosmopolitas es que tiene tan resulto el tema del sexo y demás que ya se ve el acto como algo más de la vida, como comer, por ejemplo y no me asusta, solo que extraño que no solo sea eso, también me gustan los besos, que te quiten la ropa, te acaricien…

Además, por estos lares, estos chicos usan sustancias, pero no te insisten si tú les dices que no las consumes, así que todo es fácil y sin complicaciones. También hay varios chicos que van en pareja a buscar al tercero, cuarto, quinto o más para la compañía, uno siempre es libre y decide que hace, ¿a poco no?

Mi noche en París no podría estar completa sin una cena, una copa en un bar, y claro un antro gay, me fui a “Le Gibus”. Pero no quiero brincarme la parte en la que te digo que al entrar al bar, todos los hombres y mujeres son bellos. Yo esa noche estaba con mi amigo Eddy a quien conocí en 2015 en Brujas, en la reunión también estaban varios de sus amigos, de nacionalidades y orientaciones sexuales diversas, ¡qué padre! Estaba una pareja gay, uno es belga y el otro colombiano; también había un soltero de Colombia y una pareja heterosexual, originarios de París y Colombia. Y entonces comprobé lo que me dijo Fabien, en efecto París es la ciudad del sexo.

Ya en al antro bailamos toda la noche y disfrutamos de la música y el show. Claro que llegué completo a mi hotel, pues al día siguiente tenía una lista larga de cosas por hacer: visitar las catacumbas, e ir a un castillo en Fontainebleau, y claro que yo soy el rey de ese bello edificio.

Pronto regresaré

París es el cliché europeo, con esto quiero decir que el lugar no es más que una ciudad gigante, cosmopolita, llena de vida, muy bella, pero no la más hermosa de Europa para mí. Lo cierto es que te transporta a una época de la historia diferente, y claro que ves a muchas parejas tomando su copa de vino debajo de la Torre Eiffel, o en algún maravilloso jardín de esta ciudad.

París es una ciudad llena de castillos e increíbles piezas de arte, llena de moda y chicos guapos bien vestidos y que además saben caminar, comer, peinarse y huelen bien, así es, quien diga que los franceses no se bañan, no sé en dónde haya estado, pero claro que son aseados.

Fue un viaje maravilloso y un tiempo extraordinario en esta hermosa ciudad a la cual espero regresar, pues siempre hay algo pendiente qué ver, a quién visitar, qué probar y por supuesto, jamás la terminas de caminar. Espero que te guste leer mi experiencia en este viaje de recuerdos, síguenos en nuestras redes sociales de Rosa Distrito y celebra conmigo y todos los integrantes de este espacio que disfrutamos todos.

Gracias Arturo

Quiero hacerle un reconocimiento especial a mi compañero de aventura con quien emprendí el viaje iniciando en Hungría para después llegar hasta Estambul y claro, París. Te quiero agradecer Arturo por el tiempo, la guía, la experiencia y todo lo que vivimos juntos en este viaje de casi 2 meses pues a pesar de conocerte poco como amigo y nunca haber pasado tanto tiempo juntos, lo disfruté. Fueron muchos los momentos y las fotos, ¡GRACIAS!

mm
Mauricio Mosqueda

Soy diseñador, mi marca se llama Mosma Moda. Soy emprendedor, todo el tiempo estoy ideando cosas nuevas. Me gusta cuidar mi cuerpo y también me gusta mostrarlo.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.