Vivimos la magia de la música #TodosSomosRoxy

Por fin llegó el día que estábamos esperando, la tercera edición del Roxy Fest que ocurrió este sábado 23 de febrero en Terraza Vallarta, la primera vez que se hacía en este lugar y que reunió a 19 mil almas. Y sí, la pasamos de lujo, comenzando con el clima que estuvo perfecto, nos dejó disfrutar de la tardea soleada y al caer la noche, el frío cedió al furor de los aplauso y gritos por ver a nuestras bandas favoritas en los tres escenarios del festival.

Mauricio y yo no conocíamos a muchos de los talentos que se presentaron durante el Roxy, pero eso nos motivó para descubrirlos y dejarnos llevar por sus sonidos, por ejemplo, quedamos encantados con Ëda, quien nos ofreció sonidos latinos y autóctonos con un aire europeo, que invariablemente nos puso a mover nuestros cuerpos, amamos su tema “Manicomio”.

Saúl Hérnandez, vocalista de Caifanes. Imagen de Ziniko Fotografía & Video.

Pero sin duda, uno de los momentos mágicos de la noche fue la aparición de la banda tributo a The Beatles – The Fab Four– gozamos de icónicas canciones como «Hey Jude», «Imagine» y «Get back», entre otros hits. Nos queda claro que 311 tiene una base muy fuerte de seguidores en Guadalajara, uno de los grupos que más prendió a la audiencia.

Uno de los momentos más memorables para nosotros fue la aparición de Cafaines, sí, son una banda que durante el año está muy activa, pero lo genial es eso, que a pesar de que los vemos muy seguido, siempre persiste esa magia de quererlos ver y cantar a todo pulmón sus temas, mismo que se han vuelto himnos, no hay mexicano que no se los sepa. Una de mis favoritas es “Afuera” y con ella abrió la banda mexicana su presentación en el Roxy.

La energía de Caifanes en el escenario fue inigualable. Imagen de Ziniko Fotografía & Video.

Inclusión, un sello característico

Los músicos de Ëda encendiendo el ánimo. Imagen de Ziniko Fotografía & Video.

Constatamos que Roxy es un festival diverso, por y para todos, el público variopinto: niños, adolescentes, jóvenes, chavorrucos, todos disfrutando de la música y de sus amigos.

Claro que hubo moda, los looks de festival siempre llaman la atención. Mauricio y yo optamos por irnos en mood: “inventadas alternativas”, pero también entre el público iban los rockeros de hueso colorado, los más indie y también los más relajados.

Fémina. Imagen de Ziniko Fotografía & Video.

Otro punto interesante fue Roxy Kids, una gran experiencia para los pequeños, mientras sus padres se divertían en los escenarios principales, los niños pintaban, corrían y jugaban, además, también había espacio para la música, una manera muy lúdica y divertida de vivir un festival.

Para los más enamorados, había una capilla al estilo Hollywood para casarse. Caminando unos metros más, había una especie de santuario para venerar al amor con cientos de hebras de colores para llamar a la paz. Así también una galería con imágenes de grandes músicos en su elemento natural: la música en vivo. Y claro, la gastronomía no podía faltar, comida típica de Yucatán, invitado gastronómico de Roxy, pero obviamente que estaba a la par la oferta de restaurantes de Jalisco.

311. Imagen de Ziniko Fotografía & Video.

¡Roxy 2020, te estamos esperando!

mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.