Con Yakampot, Francisco Cancino revaloriza el arte textil en el mercado de lujo

Ver Galería 4 Fotos

El pasado viernes en el Edifico Arroniz donde ahora se encuentran las oficinas de la Secretaría de Cultura del Estado, se realizó la pasarela de clausura de la edición 68 de Intermoda donde el diseñador chapaneco, Francisco Cancino, presentó su colección Primavera/Verano 2018 que meses antes ya había mostrado en el Fashion Week de la Ciudad de México.

Esta colección está inspirada en el art déco de los años 20 y en la poetisa Carmen Mondragón, cada pieza está elaborada de fibras naturales; en esta en específico hay algodones, linos, bordados, viscosa y seda. Y antes de que sucediera el desfile, tuvimos oportunidad de conversar con el diseñador, quien desde su espacio está revalorizando la cultura textil ancestral de las comunidades mexicanas trayéndola al mercado de lujo.

“Ha sido un proceso de mucho tiempo, llevo varios años trabajando en comunidades y definitivamente ha sido un proceso de búsqueda personal y de búsqueda también de todas las artesanas que trabajan conmigo. Y el resultado ha sido como una revalorización en torno a la cultura textil y a nuestras técnicas ancestrales o contemporáneas que habitan en México, y la manera en cómo un diseñador puede usarlas en su beneficio para tener como resultado un producto que se pueda diferenciar y esté a la altura de cualquier parte en el mundo”.

Señala Francisco que la labor que tiene con las artesanas va cambiando de acuerdo a las temáticas que se plantea con las comunidades en general. “Esta colección esta echa en Chiapas, en el lugar donde yo nací, en la zona maya de los altos del Estado, estoy trabajando con San Juan Chamula y Aguacatenango, donde se desarrollaron todos los bordados que son una reinterpretación del art déco de la época de los años 20”.

“Es esta domesticación que los mexicanos hacemos en torno a los recursos estéticos de otra parte del mundo y es este gesto de cómo México los apropia, pero los va transformando también. Y la idea en nuestro equipo de trabajo de diseño era hacer esta intervención del art déco que definitivamente es algo absolutamente francés y occidental, pero hecho a través de manos mexicanas y el resultado creo que es conmovedor y va a gustarles mucho”.

La ética en el mercado de la moda

Al cuestionarle a Francisco su opinión sobre las tiendas de Fast Fashion o marcas de lujo que se apropian de estilos de bordado o confección de comunidades alrededor del mundo y no dan la referencia de donde viene determinada estética, el diseñador enfatiza que ante todo debe prevalecer la ética.

“Es un aspecto que hay que cuidar muchísimo para poder trabajar en comunidad. Hay que tener respeto y sensibilidad por los demás, por estas comunidades y grupos que con esfuerzo forjan su propio camino como empresas sociales o cooperativas. Creo también que es labor del consumidor tener un acercamiento real hacia quiénes están haciendo los productos y saber cómo trabajan y acercarnos a tocar la puerta y preguntar cómo se paga, si hay justicia y equidad entorno a la remuneración del ejercicio de las artesanías. Me parece un tema de todos, los diseñadores, artesanos y consumidores tenemos que estar atentos a lo que consumimos”.

Cancino señala que la manera de trabajar entre comunidades cambia mucho, él ha estado laborando desde que está inmerso en el diseño con varias cooperativas. “Hay veces que la comunidad lo tiene muy claro y marca un parámetro por hora, y hay veces incluso donde nosotros mismos hacemos ejercicios que nos permitan hacer un conteo de jornada de trabajo por hora y por día, y ayudamos incluso a las comunidades a que aprendan a priorizar, jerarquizar y entender cómo se puede obtener un costo y un precio y el beneficio para la comunidad”.

En cuanto al hablar de plagio y copia de estos estilo ancestrales en la industria comercial, señala Cancino que hay acciones muy irresponsables en torno a esta arista. “Tenemos varios casos interesantes de estos grandes monstruos que pueden producir en cuestión de pocos días un bordado tradicional que lleva generaciones dentro de una comunidad, sin embargo, creo que hay puntos que deben discutirse sobre la mesa, porque el diseño y el arte siempre han tenido un proceso de aculturación”.

“Nosotros vemos las artesanías textiles de México como el punto de cruz, que en principio es marroquí, viaja a España y luego llega a nuestros país y en el transcurso de los años te das cuenta que nada es puro. Hay una línea que tenemos que ir dilucidando y entendiendo para saber qué en efecto es una copia desleal y qué está pasando por un proceso de transformación. Las mismas artesanas lo viven, esto de la apropiación y mi postura es que la ética debe de ser para todos, tanto en un monstruo como Inditex como dentro de una misma comunidad”.

LO QUE LE INTERESA

En los proyectos que se plantea a futuro Francisco, está el desarrollar piezas que se inspiren no solo de Guadalajara, sino de la parte norte del país. Cancino también tiene dos líneas hermanas de Yakampot, una que se llama Arroz con leche para niños y bebés, y también tiene Tristán e Isolda donde realiza vestidos de novia y vestidos de colección.

  • Imágenes, cortesía de Intermoda.
mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.