De lo que mi madre y yo no hablamos

Todos tenemos historias complicadas con nuestras madres, incluso aquellos que mantienen buena relación con ella, han sufrido de algún momento de frustración o resentimiento respecto a algún aspecto, algunxs habrán tomado el camino de hablar y resolverlo y otrxs simplemente callaron y guardaron el sentimiento para siempre.

Hablar de madres es un reto para hijas e hijos porque supone analizar una parte de nosotrxs mismxs, una parte que para bien o mal, nos ha hecho quienes somos.

“What my mother and I don’t talk about” es una antología editada por Michele Filgate donde 15 escritorxs desnudan sus almas para relatar y tratar de poner en palabras y con un enfoque diferente a la figura que lxs marcó en su infancia, adolescencia e incluso en la adultez: sus madres.

El libro contiene los enfoques de autoras como Carmen María Machado (In the dream house), Juliana Baggot (Girl talk), la misma Michele Filgate y autores como Alexander Chee (The queen of the night) y André Aciman (Call me by your name) entre otrxs, expresados a través de ensayos donde nos desnudan partes de sus vidas al contar anécdotas autobiográficas que involucran directamente a sus madres terminando en un huracán de sentimientos tan puros que puede decirse sin temor a equivocarme, que tu perspectiva cambia al final de cada historia; puede decirse, que una vez que leíste este libro, terminas siendo alguien completamente diferente a cuando empezaste.

Cada anécdota tiene la capacidad de abrir el panorama e involucrar tanto la visión del recuerdo guardado como la del adulto que analiza en el presente desde una nueva perspectiva (la de la madurez o la de ser madres y padres de familia ellxs mismxs) ese momento de su infancia o adolescencia que marcó un antes y un después en la relación con sus madres.

El retrato en común que puede encontrarse entre los relatos es la constante «humanización» de la figura materna; las madres no son perfectas, no siempre saben lo que hacen aunque «deberían» saberlo y sobre todo: algunas madres son simplemente, terribles personas.

Cada texto muestra una historia íntima para formar una figura que revela lo sumamente complicada que es la esencia humana y su comportamiento: ¿por qué una madre mentiría para que su hija fuera llevada presa?, ¿Contra qué se ha enfrentado mi madre a causa de su sordera?, ¿Cuál fue la razón de que prefiriera vivir con un marido golpeador a vivir en libertad con sus hijos?

Las respuestas a estas y muchas más interrogantes vienen de la mano con explicaciones poco placenteras que en la mayoría de ocasiones buscan confrontar de una manera empática la figura materna de la realidad (que en no menores veces, también han resultado monstruos convertidos por las circunstancias, contextos o mera personalidad) contra aquella imagen perfecta e impoluta compartida a través de los medios de comunicación y folclor.

“What my mother and I don’t talk about” no puede leerse a la ligera; siempre he considerado que son muy ricos aquellos capaces de aprender de los errores de los demás, estas experiencias, de leerse con detenimiento y reflexión y sobre todo con la mente lo suficientemente preparada para no juzgar, se convierte en una oportunidad para mejorar nuestros comportamientos tanto si tienes hijxs, si planeas tenerlxs (o no quieres), para comprender mejor a la mujer que más que tu madre, es un ser humano, un ser humano que ha cometido errores, que ha hecho lo que puede con las circunstancias que la han rodeado toda su vida y que ciertamente no fueron los mismos retos que ella tuvo que sortear a los que tú has tenido.

Hay madres que lo dan todo por sus hijxs sin dejar que éstos se conviertan en el centro de su vida y que finalmente llevan una relación sana con ellxs; están de igual forma aquellas que no tratan bien a sus hijxs ni hacen lo mejor por ellxs, eso no se puede negar, también están quienes viven a través de sus hijxs lo que ellas no pudieron hacer. Madres hay de todo tipo y es solo el tratar de ver a la distancia y con el tiempo sus enseñanzas.

Hoy más que nunca debemos deshacernos de la figura romántica en la que han convertido a la madre para dar paso a una visión humana que sí, ha hecho mucho por nosotros pero no para que les debamos nada sino para que busquemos convertir el mundo en un lugar mejor en el que ella pueda ejercer sus derechos libremente sin tener que estar atada a una figura paterna ni a la esclavitud del hogar, un mundo en el que podamos reconocer a la madre como ser humano y no como figura mitológica inmaculada y abnegada.

Imagen que ilustra el artículo, tomada de la cuenta de Instagram de Michele Filgate.

Lee:
“What my mother and I don’t talk about, fifteen writers break the silence”
Edited by: Michele Filgate
Editorial: Simon & Schuster

Ve:
Webinar de Michele Filgate en el Newbury Port Literary Festival

mm
Paola Cortés

Estudié Comunicación pero no lo digo en voz alta. Lectora queer, feminista, trans feminista y todo eso.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.