“Loco por ti”, una comedia irrespetuosa y mal hecha

Hablar de trastornos mentales en esta época es necesario y útil para desmitificar los tabúes que se han desarrollado en torno a los desórdenes y alteraciones que en realidad casi todos tenemos en una escala que va de menos a más según sea el caso. La depresión, la esquizofrenia, la bipolaridad, la hipocondría y demás padecimientos son parte de nuestra realidad y tienen que visibilizarse sin juicios y clichés.

Cortesía, Videocine.

La comedia puede ser un buen vínculo para acercarnos estos temas, la cosa es saber abordarla y conectarla con empatía, algo que hace muy mal la cinta “Loco por ti” que recién se estrenó el 14 de febrero, parece que hay un intento por hacerlo, pero no se cumple, la trama es irrespetuosa y burda, aunque al final trata de enmendarse, pero la justificación está por demás mal informada.

Para nada podría identificarse alguien que tiene alguna enfermedad mental con lo que le pasa a “Hank” interpretado por Jaime Camil, su personaje es obsesivo compulsivo y necesita estar medicado para poder llevar una vida “normal”. Entonces, como está dopado, se retrata en pantalla –de manera muy chafa– como si estuviera aletargado, pero solo en momentos, en otras escenas luce perfecto.

Cortesía, Videocine.

En la trama él se enamora de “Jess” (Sandra Echeverría) una chica latina que trabaja en una empresa tequilera y que está en búsqueda del hombre perfecto, la conexión con “Hank” es inmediata y lo invita a viajar a una isla, el trip lo organizan en su empresa para trabajar en la campaña de un nuevo producto. Entonces, “Jess” considera que será un buen momento para conocer mejor a “Hank”.

Siendo sincero, la cinta es aburridísima e insufrible, por ahí genera dos que tres risas, pero muy apenas. Incluso los roles secundarios son muy secundarios, no aportan nada a la trama y así como los espectadores, estos también dentro de la historia tienen cara de desagrado con todas y cada una de las decisiones que toma “Hank” cuando descubre que se le olvidaron sus pastillas y que su verdadero yo comienza a salir a flote.

La cinta toma caminos innecesarios e inverosímiles para justificar su desarrollo, por ejemplo, la introducción es que a “Jess” le piden matrimonio (James Maslow) y un dron que trae el anillo, le quita una parte de su cabellera, pero al siguiente día está perfecta, con una melena de impacto.

Cortesía, Videocine.

Luego, uno de sus compañeros de trabajo (Brian Baumgartner) por alguna razón tira de su boca saliva espesa, pero nadie sabe por qué, luego como espectador piensas que estará salivando continuamente porque es una de sus características y quieres conocer cuál es el motivo, pero no, nuca pasa y esto de que se le tire la saliva solo aparece dos o tres veces en las escenas de él, solo para justificar uno de los actos esquizofrénicos de “Hank”.

Algo que es muy incómodo y se nota desde el primer minuto es el doblaje de la película, el cual es pésimo, a veces Sandra y Jaime hablan en español y otras en inglés, lo mismo con el reparto, la producción se metió en una complicación muy absurda para justificar que es una cinta internacional y que tal vez los mexicanos no íbamos a entender si se subtitulaba. Lo más sencillo y orgánico era rodar en el idioma original que podría haber sido un divertido spanglish y poner subtítulos en ambos idiomas para el mercado global cuando se necesitara.

Cortesía, Videocine.

Pia Watson había comentado en entrevista que su rol y el de Ana Belena (amigas de ‘Jess’), eran pareja en la trama y mientras el romance de “Jess” y”Hank” se ponía en conflicto, también la relación de ellas pasaba por un momento complicado. Pia subrayaba la importancia de que en una comedia latina se viera la diversidad, pero parece que la producción se autocensuró, nunca se presenta la relación de estos dos personajes y peor aún, Pia no tiene ningún dialogo en la película.

Lo más destacable de “Loco por ti” es la aparición de Brooke Shields, que hubiera brillado más con el idioma original. La calidad técnica de la película es buena, pero nada más, tal vez hubiera funcionado mejor como cinta para televisión, directamente a Pantaya, la plataforma de streaming. Y una última cosa, ¿existe el jugo de plátano?

mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.