Turquía, ¿gay?

Quiero escribir esta columna de mi experiencia en Turquía –sobre todo en Estambul¬– como si estuviera hablando contigo –frente a ti– tomando un café o algo así… Esta es una vivencia personal, no quiero limitar tu idea de conocer un lugar como éste solo por lo que yo viví. Esta es mi aventura:

Viajé a este país con mi amigo Arturo, antes de esto ya habíamos tenido una charla de la homofobia que existe en Turquía, y como te imaginarás yo no soy exactamente alguien que se limite a ser, parecer y decir con respecto a mi sexualidad.

Se me ocurrió grabar a unos chicos que estaban en el aeropuerto bailando, parecían festejar alguna despedida de un buen amigo, mi acción al parecer les molestó, y bueno yo no hablo turco, así que poco entendí lo que le decían al policía, lo que pude interpretar era que me quitaran el celular, debo de confesarte que tengo un case en mi iPhone de rosas y diamantina, así que tuve miedo.

Esta ciudad es uno de los lugares que todos en la vida tenemos que visitar, por supuesto, las grandes mezquitas, sus tradiciones y costumbres, además del factor de estar en otro lugar donde nadie come lo que tú conoces, otro idioma y su historia… debes de ir.

Yo estuve en diferentes puntos de Turquía, hubo dos donde me sentí mucho más cómodo y me divertí como loco, Bursa y Estambul –como ya lo había comentado antes– además de que conocí a personas lindísimas. Quiero decirte que Grindr no existe para ellos, desde el 2012 Recep Tayyip Erdoğan –presidente del país– lo bloqueó, pues la homosexualidad está prohibida, si como lo lees, PROHIBIDA, pero Tinder ayuda a nosotros los necesitados de contacto jajajaja.

Todo mundo me dijo que los hombres eran increíblemente hermosos, yo quiero decirte que algunos son guapos, con barba, mucho pelo… pero tampoco es para tanto; creo que hemos idealizado tanto la masculinidad por el heteropatriarcado que creemos que todo lo que se vea como “hombre” es divino, pero bueno, #AmigaDateCuenta que acá ya estamos rompiendo esas barreras.

Pero sí conocí hombres, chicos gay, claro. A pesar de todo, ellos viven “la libertad” de ser gay aunque no se lo digan a sus familias o a sus amigos. Y entiendo que no todos quieran decirlo, pero el punto aquí es que los homosexuales no tenemos los mismos derechos que los heterosexuales por eso buscamos que se nos reconozca, y espero que algún día nadie tenga que salir del closet.

En Bursa, Arturo contactó a un chico de la app CouchSurfing para que nos diera hospedaje, no estábamos seguros de si era gay o no, pero unas horas después ya hasta estábamos “joteando” todos juntos –increíble– pues se unieron mas amigos de él y pasamos una linda noche sentados en una mesa platicando y tomando cerveza. Y bueno, después conocí a otro chico y resulta que él hablaba español, así que fue más fácil comunicarnos, conocernos, entendernos y reír.

Dejamos esta ciudad para llegar a Estambul, la ciudad de la gran Mezquita Azul, la Santa Sofía y todo lo que tú has visto en esas increíbles fotos de este lugar, lo cual todo es real, desde que llegas entiendes que será un sitio bello, pero complejo. En esta ciudad la gente que ahí vive no pueden ver todo lo que tú y yo tenemos al alcance en internet, tienen varias páginas bloqueadas, por ejemplo, Wikipedia, así que ve preparado, descarga tus apps para traducir, mapas y todo lo que necesites para comunicarte, transportarte y demás.

En la gran ciudad, como en cualquier capital, hay de todo para todos… ¡Sí, de todo!

Iniciamos una búsqueda de lugares gay para salir a bailar y claro que los encontramos. “Love” es un lugar bello, con gente guapa y música linda para pasarla bien, es un lugar en donde se respira libertad, amor y diversión. Si vas a Estambul tienes que visitar este antro, nosotros fuimos dos días, el segundo se nos unieron los chicos de Bursa que venían el fin de semana a disfrutar de la ciudad como nosotros.

También fuimos a un lugar de encuentro sexual, porque todos tenemos sexo, los turcos, claro que también, solo que ellos están un poco limitados en el tema homosexual, hay poca información, hay tanta homofobia y sus ideas sobre el uso del condón y la prevención me preocupan un poco, pero bueno, te cuento lo que vi.

Fuimos a un vapor, allá todos los días la gente va a uno, pues los baños turcos son súper famosos y conocidos por la historia, éste además era gay, muy encubierto, pues está prohibido todo esto, pero es a donde los hombres van, no voy a decirles que solo homosexuales, pues creo que van hombres que gustan del contacto sexual con otros y eso no los hace gay o bisexuales. Entras, te dan una llave con tu toalla y un espacio para cambiarte, abres una puerta y ves que hay mas puertas, abres la siguiente y ves a los hombres sudados en su pareo, todos desnudos claro.

En el centro del baño turco hay un circulo donde está un hombre dándole masaje a otro, un masaje real, no vayas a malinterpretar, este lugar es de una cantera blanca y luce limpio, continuamos más adentro y vimos que los hombres se bañan con una jícara y toman el agua de una cuna de cantera pegada a la pared pues no hay regaderas, todos ellos sentados y mirándose unos a otros esperando la señal de entrada para llegar a la acción, pero hay un cuarto pequeño obscuro en donde si entras, no debes de sorprenderte pues ahí ocurre todo, ¡todo!

A mí algunos chicos intentaron decirme cosas, pero recuerdas, yo no hablo turco, así que la comunicación verbal era imposible, pero todo lo demás muy bien. Salimos y decidimos seguir la fiesta en “Love”, esa noche como te dije, con los amigos de Bursa y el chico que hablaba español vino a despedirse de mí antes de que yo dejara Turquía para ir a Paris y para contarte de esta ciudad francesa, será en mi siguiente columna.

mm
Mauricio Mosqueda

Soy diseñador, mi marca se llama Mosma Moda. Soy emprendedor, todo el tiempo estoy ideando cosas nuevas. Me gusta cuidar mi cuerpo y también me gusta mostrarlo.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.