Colombia, un viaje inesperado pero muy deseado

Yo soy Mau Mosqueda, el diseñador de MOSMA y hace tiempo que no escribía para Rosa Distrito, mi lugar favorito para expresarme con libertad, sobre todo en lo que acontece en mi vida gay. En esta ocasión quiero contarte sobre mi último viaje a Colombia, justo ahora mientras escribo estoy escucho la canción de Charli XCX, “Boys” que dice: “I was busy thinking about boys” (Estaba ocupado pensando en chicos, así que imagina lo que fue este viaje para mí.

Esta maravillosa aventura no hubiera sucedido, pues el plan inicial entre mi amigo Arturo y yo era ir a Sudáfrica, pero me dijo: “¡Vamos y si pasa algo, pues ya vemos, está en promoción el vuelo!”. ¡Y qué bueno que me animé, si no ningún viaje hubiese hecho este año por el maldito COVID-19!

No tengo posibilidades económicas altas, pero quiero contarte que sé viajar ligero y justo, hago CouchSurfing y genero lazos de amistad, por ejemplo, Daniel Santamaría me recibió en Bogotá, la capital de Colombia para quedarme varios días en su casa y eso me sirvió muchísimo pues ahorré para poder conocer un poco más. Les agradezco Arturo y Daniel, y claro, también a todos los que en el viaje conocí y tomamos chela, anduvimos en moto y demás; todos absolutamente todos son parte de este viaje increíble.

A mi llegada a Bogotá solo estuve pocos días, pero volvería. Sin embargo, no perdí la oportunidad de conocer la zona gay y el antro más grande de Latinoamérica, “Theatron”, acompañado de Daniel y amigos suyos que me recibieron de la manera más amigable y cálida.

Más adelante vería a la Artura que ya había llegado antes a Cartagena. Yo desde que llegué vi hombres guapos, pero me dijeron que esperara a Medellín, pues ahí hay muchos más bellos. En el antro hay más de 7 escenarios o pistas de baile con diferente tipo de música, tiene show drag, travesti, gogos que se desnudan completamente y más. Yo aproveché estos días para conocer puntos turísticos como museos, arquitectura y claro, tomarme fotos.

Después, tomé un vuelo de Bogotá a Santa Marta, la ciudad de donde es originario Carlos Vives, el costeño que interpreta la canción “La Bicicleta” junto a Shakira, y aprovecho esta mención para decirte que en el video verás imágenes hermosas de lo que esta preciosa ciudad ofrece, el clip la describe perfecto.

La razón por la que iríamos ahí es porque después yo me movería a Cartagena de Indias, el lugar de la fiesta y perdición. Aquí conocí a mas chicos gay que vería después en el viaje y que hice verdadera conexión con ellos, pues te repito que en Colombia la gente es linda y muy amable, amigable y cálida.

Tuve un poco de miedo al interactuar con otros chicos de manera sexual, pues antes alguien me había mencionado que muchos en la aplicación de Grindr están ahí solo para prostituirse, pero que no te lo dicen para al final cobrarte tras el encuentro y si te reúsas pueden agredirte, me lo hacían saber en referencia a los venezolanos que ahí radican, después pude comprender que hay mucha xenofobia al respecto y que me dejé llevar por miedo y no con conocimiento, eso sí, jamás discriminé, me refiero a que iba con esos antecedentes en mi cabeza, pero cuando me di la oportunidad de conocer a chicos venezolanos, pues otra fue la cosa.

Cartagena está lleno de extranjeros, conocí chicos argentinos, a uno de Portugal que dormía conmigo en la misma habitación del hostal y con el que tuve una interacción muy divertida de en el baño del mismo. ¡Qué rico! Salí de fiesta, y además conocí a una familia de colombianos en un recorrido del “Free walking tour” donde aprendí mil cosas sobre su historia y la famosa muralla de Cartagena, tienes que hacer ese tour si vas a esta ciudad; la familia de colombianos fue lo más hermoso, me trataron espectacular.

Después por fin vería a mi amika Artura para iniciar nuestro hermoso viaje juntas e ir a ver la parte de pueblitos históricos de Colombia, algunos de ellos parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad por parte de la UNESCO. Viví más de cerca las tradiciones, comida y cultura, no todo es el narco, de verdad. Y esta fue la parte que yo más valoré, el poder ir a metrópolis, estar rodeado de cuidad, contacto, hombres y vida gay, puedo decirte que me cansé, pues ya me hacía falta coger y bailar, fueron más de 15 días en estos hermosos pueblitos pero no podía más.

Pero esto no quiere decir que yo no estuviese en contacto con más chicos gays durante el viaje pues seguía usando la app para estar en contacto con algunos, ya fuese para platicar, caminar, cenar o coger, por ejemplo en Barichara conocí a una pareja de franceses con los que salí a cenar para después caminar, platicar y lo demás lo dejo a tu hermosa imaginación.

Después iríamos a Villa De Leyva donde Artura decidió hacer un recorrido de escalar montaña y demás, pero a mí me parecía demasiado cansado, así que tomé la decisión de salir por cerveza y conocí a unos chicos maravillosos, como a Moni, dueña de un bar en la plaza principal con quien me desvelé y tomamos una botella entera de agua ardiente y mucha cerveza, ni dormí.

Por la mañana hice recorrido en moto con unos jovencitos heterosexuales que conocí en el hostal donde nos quedábamos y me encantó que jamás fueron nada homofóbicos, al contrario fui súper feliz de ver esa apertura. Yo volvería a Bogotá donde fui una vez más a “Theatron” para portarme muy mal y esta vez con una pareja de chicos colombianos con los que hice muchas travesuras y que la pase genial.

Artura llegó después para verse también con un chico y romancear (según él). Además fue la primera vez que fui a un vapor gay en Colombia y puedo decirte que fue ¡wow! Me encantó todo lo que hay dentro, cuando digo todo, es que es todo: los hombres, el personal del spa y el ambiente, este lugar además tiene por dentro salas donde explica más el tema de la comunidad LGBT+ con banderas, información, esculturas, arte y muchísimo más. Del sexo no puedo ni quejarme.

Tuve un momento de pensamiento diferente a Artura, pues iríamos más hacia el sur del país y yo me perdería completamente de conocer Medellín, lo cual me tenía un tanto decepcionado pues todos me habían hablado ya de lo maravillosa que es esta ciudad de donde es originario nuestro más adorado Maluma baby, eso sí, me contaron de los malos comentarios sobre viajar al sur del país por las complicaciones de los caminos y carreteras, más en el tema de inseguridad por el tráfico de drogas que existe, pero esto no impidió que viajáramos juntas a Cali donde yo volvería a ver a los chicos que conocí en Cartagena y donde finalmente me separaría de Artura para ir a esta, la segunda ciudad más importante del país, para mí, lo siento por ustedes, la más bonita y donde la pase ufff… ¡bomba!

Mi recorrido de Cali hacia Medellín incluía pasar por el maravilloso eje cafetalero y el famoso Valle de Cocora, un lugar completamente turístico donde conocí a mi adorado Dip, un chico gay del cual no me separé el resto del viaje y con el que hiciera muchas más travesuras y que después vino a México y nos veríamos en Puerto Vallarta, pero esa es otra historia…

Para esta parte del viaje ya estaba yo mucho más cansado, pero también muy feliz de haber conocido a chicos maravilloso de todas partes del mundo, para llegar a Medellín Dip y yo tomamos un taxi, autobuses y demás, te repito que durante mis viajes lo mejor que hago es saber administrar mi tiempo pero también mi dinero.

Esa primera noche claro que salimos de fiesta y puedo decirte que desde que llegué no paró el contacto humano. Mi sorpresa fue que hasta dentro del hostal “Selina” hubiesen tantísimas personas de la comunidad LGBT+ y que siendo un hostal, la gente no limitara su contacto físico, pues yo tuve encuentros en mi habitación, en el baño, con el recepcionista… y mejor aquí le paro.

Estando desvelados y cansados nos aventamos a conocer El Peñol, una roca gigante que tienes que subir caminando para tener la vista espectacular del lago. Imagina mi cansancio, más la cruda y el sudor después de subir 675 escalones; yo te recomiendo que hagas este recorrido por tu cuenta y no con una agencia u hotel/hostal, pues es mucho más barato.

Pero ese cansancio tampoco nos limitó a salir esa noche y puedo decirte que salimos practicante diario, una vez que llegamos a Medellín, no paramos. Recuerdo perfecto que en este recorrido conocí por fin a la tía Tom, que nos seguíamos la pista pueblos atrás por la app de Grindr, pero no habíamos hablado hasta justo en Guatepe para la ruta del Peñol en Medellín, una más que no se separaría de nosotros (Dip y yo).

Toda vez que armamos el plan jotero, fuimos a conocer La Comuna Trece, un lugar que casi necesitaría otra columna para contarte todo lo que vi, pues va de lo feo a algo bonito y cuando digo feo, es muy feo, pero donde también conocimos a unos chicos peruanos que seguirían andando a nuestro ritmo en los últimos días de mi viaje.

En nuestro grupito gay fuimos dentro de Medellín a vapores gay, puedo decirte que casi todos, o en su mayoría, los chicos son súper musculosos, no van personas tipo yo, delgados, ni osos. En Medellín, los antros y bares gay son mucho más pequeños que en Bogotá, pero hay muchísimos extranjeros y gente diversa entre drags y más.

Verás caminando por las calles a grupos de jovencitas que son prostitutas y que también distribuyen la droga a los extranjeros, pero también verás a muchos policías dando vueltas durante toda la noche para regular este tráfico de drogas y hablando de ellas, me imagino que estás cuestionándote sobre Pablo Escobar, debo aclararte antes que si vas a Medellín, tengas muchísimo cuidado en mencionarlo, pues es un tema muy sensible entre la población después de todo el daño que el hombre causo a miles de personas, pero yo también creo que hizo mucho por este país entero, no solo por esta ciudad, pero si es mucha tu curiosidad de cuestionar, mejor hazlo de manera discreta.

Para terminar de contarte, quiero decirte que amé Colombia, amé su gente, su comida, amé a todas las personas que conocí en el país, quienes radican y son originario de ahí, pero también a todos los extranjeros que se sumaron conmigo a la aventura. Espero que cuando leas esto y que se pueda viajar, corras a visitar Colombia, un país lleno de amor, cultura, tradición, calidez y venezolanos (esto espero que no lo leas despectivo, porque están bellísimos, aunque sé que a algunos les pese). Te mando amor, quédate en casa si puedes y recuerda seguirme en todas mis redes sociales personales como de mi marca.

mm
Mauricio Mosqueda

Soy diseñador, mi marca se llama Mosma Moda. Soy emprendedor, todo el tiempo estoy ideando cosas nuevas. Me gusta cuidar mi cuerpo y también me gusta mostrarlo.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.