“Hollywood”, el sueño dorado y de los sacrificios

Me tardé en ver “Hollywood” pero ha valido la pena. Ryan Murphy sigue refrendando su lugar en la industria como uno de los mejores productores y creativos de la televisión digital. Si bien su anterior producción, “The politician”, no tuvo la respuesta esperada cuando se estrenó por Netflix, “Hollywood”–su reciente proyecto– es una atractiva trama que te engancha desde los primeros minutos con la candidez e ingenuidad de su protagonista “Jack Castello” (David Corenswet), un joven con ganas de convertirse en estrella de cine a finales de los años 40 en una industria que ha sobrevivido a la Segunda Guerra Mundial.

Pero esta miniserie va más allá que presentar los sueños de un chico con ganas de comerse al mundo. Ofrece una visión alternativa de lo que sería en esos años la industria hollywoodense si más creativos, productores y actores se hubieran atrevido a alzar la voz en un momento de la historia donde estaban a la orden del día y de manera normalizada la discriminación, el racismo, el machismo y la homofobia.

Imagen de Netflix.

La trama de Ryan Murphy e Ian Brennan, presenta a un grupo de aspirantes a actores y cineastas intentando triunfar en la industria del cine. Cada personaje pone de manifiesto lo que hay detrás de la llamada Edad de Oro de Hollywood, revelando así un sistema de corrupción que debe seguir persistiendo al paso de los años donde el sexo funge como moneda de cambio. Con un humor muy característico se muestran los juegos de poder y cómo tener una conexión siempre te ayudará a escalar un poco más que si lo haces completamente de cero.

“Hollywood” habla abiertamente de la prostitución, cómo jóvenes con deseos de superación en la ciudad de los sueños muchas veces tienen que acceder a peticiones de acoso y abuso para persistir por su objetivo. Ahí entran los personajes de David Corenswet como “Jack”; Jeremy Pope como “Archie”, Jake Picking como “Rock Hudson” y Dylan McDermott como “Ernie”, quienes han entendido que no todos en la industria de Hollywood tienen buenas intenciones.

Imagen de Netflix.

El racismo se retrata también con “Archie”, quien quiere ser guionista y con “Camille Washington” (Laura Harrier), una talentosa y bella chica aspirante a actriz que tiene que luchar contra el estereotipo cuando le dan personajes de sirvienta en las películas y que además tiene que ridiculizarse en escena para que le parezca divertido a los creativos que cargan con un racismo arraigado.

De hecho Queen Latifah tiene una participación especial interpretando a Hattie McDaniel, la primera actriz afro-estadounidense en ganar un Oscar y que la serie de alguna manera le hace un homenaje en retribución a la discriminación y el racismo del que fue objeto mientras desarrollaba su carrera donde solo hacia papeles relacionados con la servidumbre.

Imagen de Netflix.

Pero también se habla del empoderamiento femenino, uno de los personajes más ricos e interesante en “Hollywood” es el que hace Patti LuPone como “Avis”, la esposa glamorosa del dueño de los estudios “ACE”, cuando la salud de su marido decae, ella se hace cargo de la empresa, poniendo en marcha la primera película protagonizada por una mujer de color (Camille), tiene en sus manos el poder de cambiar la historia y con todo y las amenazas a las que se ve enfrentada, echa a andar el proyecto, además es una mujer que se sabe segura de sí misma y de su belleza, que la edad no es impedimento para sentirse sensual.

Imagen de Netflix.

En ese sentido la trama también habla de las segundas oportunidades en la vida, de que la edad jamás debe ser un impedimento para encontrar tu felicidad, “Ellen Kincaid” (Holland Taylor) es una cazadora de estrellas embelesada con su trabajo, con ganas de amar. “Dick” (Joe Mantello), su mejor amigo y uno de los directivos de “ACE” ha negado su homosexualidad por muchos años para defender su puesto, pero se da cuenta que tiene que encontrar su felicidad, la que ve en jóvenes como “Raymond” (Darren Criss) y “Claire” (Samara Weaving), quienes están luchando por conseguir sus sueños.

Imagen de Netflix.

Jim Parsons como “Henry Wilson” tiene uno de los personajes más odiosos y por lo mismo uno de los mejores, es un homosexual reprimido que busca sobajar a los demás para sentir poder, es quien le pone la sal y la pimienta a esta historia que maneja una estética increíble, un vestuario padrísimo y sobre todo, un lenguaje lleno de diversidad.

mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.