“La buena esposa”, un excelente drama con pinceladas de suspenso

Una de las actrices más importantes y consagradas de Hollywood es Glenn Close, quien a través de sus interpretaciones ha desarrollado grandes personajes que ya son parte de la cultura pop, desde la emblemática “Cruella de Vil”, hasta el gentil “Albert Nobbs”. Y ahora en “La buena esposa”, ofrece una extraordinaria actuación merecedora del Oscar que tantas veces se le ha negado.

Dicen que detrás de un gran hombre hay una gran mujer y ese rol lo hace a cabalidad Glenn como “Joan Castleman”, quien pudo brillar con luz propia, pero por los estigmas sociales del pasado y su falta de seguridad en sí misma, se convirtió en la mujer abnegada y protectora que necesitaba su esposo, el elogiado escritor “Joe Castlema” (Jonathan Pryce), quien está a punto de recibir el Premio Nobel de Literatura en una trama situada en 1992.

Dicho galardón desatará una ríspida batalla, pero muy silenciosa entre la pareja, pues este premio es el detonante para que los secretos salgan a la luz. Ambos construyeron un matrimonio sobre un acuerdo mutuo, pero muy desigual y la buena esposa está a punto de colapsar después de haber hecho el sacrificio más grande de su vida que tiene que ver con la carrera de su esposo.

Dirigida por el ganador del Oso de Plata en Berlín, Björn Runge, “La buena esposa” es adaptada por Jane Anderson de la novela de Meg Wolitzer del mismo nombre. La película también es protagonizada por Christian Slater, Max Irons, Harry Lloyd y Annie Stark. El tratamiento que tiene es de una visión liberadora, de suspenso e incluso de una mirada muy feminista.

Pero lo más destacado es que el director no retrata al personaje de Glenn como una mártir, por el contrario, está tan llena de matices que incluso descubrimos y ratificamos como audiencia la decisión que decide tomar junto con su esposo que no es una perita en dulce, pero sí muy bonachón.

Jonathan Pryce también entrega una excelente actuación que te confronta como espectador, pues aunque sabes del cinismo de su personaje, se defiende también a través de sus diálogos que no te queda de otra más que concederle cierta razón de la discusión más álgida que tiene con su esposa. Es la escena más crucial y estupenda que el duelo de actuación entre él y Glenn no da tregua.

Sin duda una excelente película que todos tienen que ver. ¿Qué tanto estás dispuesto a sacrificar o ceder por tu pareja para lograr tus sueños a través de los de ella?

mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.