Roberto Wolhmuth se despoja del pudor; explora la piel de un scort

Recién se estrenó la cinta mexicana “El viaje de Keta”, una comedia mexicana que habla sobre el consumo de las drogas de una manera lúdica, irreverente, divertida y hasta erótica. En el elenco, plagado de grandes estrellas del cine y la televisión, está el actor y productor Roberto Wolhmuth, quien interpreta a un scort en la trama, su personaje “Camilo”, en el contexto de la historia tiene que ver con la droga GHB conocida como “GI” y que es muy utiliza en la comunidad homosexual.

Al respecto, Roberto dialoga con Rosa Distrito sobre esta aventura fílmica, ópera prima de Julio Bekhór y Fernando Sma. “Lo que demuestra ‘El viaje de Keta’ es que con ganas, se pueden lograr muchas cosas, eso me quedó muy claro cuando la terminamos, se pueden hacer maravillas con pocos o nulos recursos siempre y cuando tengas ganas”, esto lo dice el actor a colación de que la exhibición de la película llega de manera limitada y que tuvo que librar distintas barrera para poder acercarse al público, tal vez, por el tipo de temática que presenta.

Sobre el tono de la comedia que está entre lo exuberante y lo psicodélico, Roberto refiere que navega en lo fársico, “pero esa sutileza que tiene en lo que podría o no ser, es lo que detona la situación de comedia, o sea, parece absurdo, pero sí ha pasado. El escritor se inspiró en experiencias de amigos que le han contado, por ejemplo, la mamá que se toma una tacha por error y esto lo motivó a escribir la anécdota”.

Cortesía, Roberto Wolhmuth.

La intención de la película es hablar abiertamente del consumo de las drogas, y no lo hace desde una perspectiva moralina o juiciosa, lo hace con gran libertad, tanto que ha incomodado a quienes la han ido a ver y prefieren salirse de la sala de cine. “Cualquiera de nosotros que nos dedicamos a la comunicación, pues el compromiso que tenemos con la sociedad es comunicar algo, de alguna manera queremos expresarnos en ciertas cosas, y la idea de este proyecto fue informar, que la gente no satanice el tema de las drogas y que tenga la mente abierta, espero que con las generaciones futuras exista un canal más grande de comunicación”.

Dice Roberto que es necesario que más películas como “El viaje de Keta” se hagan en México y otras ciudades donde temas como el que presentan se desarrollan con total libertad en otros lugares del mundo. “Desde mi punto de vista, siento que la comedia te ayuda a fijar muchas cosas, la gente se queda con más información cuando se divierte. Desde que estuvimos en el festival de Morelia, vimos que la gente se quedó impactada porque no esperaba una película así, no estamos acostumbrados a ver algo así y dudo que haya algo semejante después de… Estamos muy atrasados en muchas cosas y es imperioso que ya hablemos de estos temas”.

Recuerda Roberto que en otros países donde fueron a presentar la película, los jóvenes les cuestionaban del porqué no habían tomado como referencia otras drogas como la heroína que todavía son más fuertes. “La comunicación entre familia sobre estos temas, literalmente es vital, porque con mayor información puedes evitar adicciones y regarla menos”.

Cortesía, Roberto Wolhmuth.

Un chacal a la medida

Roberto nos cuenta cómo abordó el personaje de “Camilo”, un scort que está ahorrando para irse a Ibiza. “Fue algo nuevo para mí, y me fui a sentir esta onda de carencia de afecto, de falta de herramientas para salir adelante y de hasta flojera, es decir, qué haría una persona que quiere lana fácil. Pero por otro lado, quise hacer un trabajo donde no se lastimaran susceptibilidades pues porque yo sé que hay personas que se dedican a eso y no las juzgo, además de que de actor a personaje, no debemos juzgar, pues si el papel es así, nosotros debemos de ver la forma en cómo podemos justificar sus acciones”.

Dice Roberto que lo que aprendió de este rol es que se humanizó mucho más, “son personas que también tienen sentimientos y necesidades, no las económicas, sino las afectivas, ellos a veces se tienen que desprender de estas cosas por una lana. Uno podría decir que son la escoria de la sociedad, pero por otro lado no sabemos cómo los demás los tratan, cuántas personas no han aparecido muertas, lastimadas o golpeadas, así que hay que ser un poco más conscientes”.

Cortesía, Roberto Wolhmuth.

Pero trabajar el pudor también tiene su línea de riesgo, “uno de los retos más grandes fue enfrentarme yo mismo con mi cuerpo, porque no lo sabe casi nadie, pero en mi adolescencia, hasta que terminé la universidad, fui una persona con sobrepeso y muy inseguro. Entonces, tenía el cuerpo muy distinto, no me sentía nada a gusto y en este caso (de la película) sí fue como una graduación personal el hecho de enfrentarme a un personaje que me estaba demandando que me desnude y pues vamos, ¡lo voy a hacer! No fue fácil en mi cabeza, pero en el momento dije ‘¡vamos, hagámoslo bien!’”.

Lo que viene

Roberto prepara el estreno en febrero una serie de Roberto Zaviano llamada “ZeroZeroZero”, la cual se estrenará por Amazon Prime y que habla del tráfico de cocaína entre México, África, España e Italia. En marzo estrena “La negociadora”, una serie policiaca de 12 capítulos que va para Clarovideo y que protagoniza Bárbara Mori, finalmente en TNT llegará “La muchacha que limpia” con Damayanti Quintanar.

mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.