“El caso de Richard Jewell”, un retrato de impunidad

Don Clint Eastwood sigue siendo un hombre muy activo a sus 89 años y además muy creativo, recién se estrenó en México su película “El caso de Richard Jewell” y de verdad que es un trabajo fílmico muy interesante en el sentido de cómo es que hace una radiografía sobre la impunidad que existe al interior de corporaciones como el FBI, que además también es un reflejo de lo que sucede con América Latina, pues cuando hay un incidente, se busca un culpable a como dé lugar y así evitarse un verdadero trabajo de investigación judicial que tendría que ser el idóneo.

En 1996 durante los Juegos Olímpicos en la ciudad de Atlanta, Richard Jewell (Paul Walter Hauser), ayudó a evitar que mucha gente muriera al alertar de una mochila con explosivos en su interior durante un evento masivo. Hubo lesionados y un par de muertes, pero el hecho pudo haber sido más trágico, él fue un héroe para Estados Unidos, pero su acto heroico se vería ensombrecido horas después del atentado.

Y es que Richard no tiene una personalidad propiamente común, siempre ha sido apasionado de las leyes y su más grande sueño es ser policía y ser tan metódico en las ganas de ejercer en oficios similares, lo llevó a meterse en problemas, por lo que al suscitarse el atentado, la policía y otros personas cercanas a él, comienzan a sospechar que fue propiamente quien ocasionó la tragedia.

Cortesía, Warner Bros.

Siendo muy ingenuo, Richard está a punto de quedarse preso por ser tan empático con la autoridad que le está poniendo trampa tras trampa de una manera muy ruin y vulgar y él no logra darse cuenta hasta que entra a escena quien será su abogado, “Watson Bryant” (Sam Rockwell). Y es que Richard tiene dos grandes enemigos por enfrentar, no solo es el FBI, también la prensa, quien ha sido la principal en señalarlo ante los ojos del público como el presunto culpable, la actriz Olivia Wilde como (Kathy Scruggs) es quien comienza con esta bola de nieve hecha de intrigas y datos que se cocinaron a partir de suposiciones.

La mentira es tan grande que tanto la policía como la prensa buscan seguir acrecentándola para no quedar en ridículo, es muy interesante como el director pone esto sobre la mesa, más en un momento donde las redes sociales hoy en día son materia prima para este tipo de casos, si Richard hubiera afrontado ese problema en nuestra época, estaría no linchado, fulminado.

Hay que destacar el gran trabajo de Kathy Bates como Bobi Jewell, la madre de Richard, actriz de una sola pieza, en ella recae toda la emotividad del filme. Vayan al cine, esta película merece mucho la pena verse.

mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.