“Élite” vuelve más corrosiva y provocadora

España a través de Netflix nos está entregando muy buenos productos, estoy más que enganchado con las series que se desarrollan en ese país y “Élite” no es la excepción, la segunda temporada la he devorado el fin de semana de su estreno. Entonces, si aún no ves los nuevos episodios, te aviso que la reseña a continuación tiene spoilers.

Imagen de Netflix.

Si bien la primera temporada se planteó como un interesante thriller pasional y adolescente, la segunda temporada adquiere unos tintes melodramáticos muy interesantes, los protagonistas regresan más oscuros, sexuales y perversos y todos estos elementos son un cóctel explosivo que quieres acabarlo de un solo trago.

Imagen de Netflix.

La premisa de los nuevos ocho episodios sigue siendo la de dar con el asesino de “Marina” (María Pedraza) y aunque nosotros ya sabemos quién es, le corresponde a “Samuel” (Itzan Escamilla) encontrar la verdad, cada vez está muy cerca, pero en el inter termina hasta las manitas por “Carla” (Ester Expósito), su principal objetivo para dar con el culpable. Sin embargo, todo se va complicando en el rompecabezas, puesto que “Polo” (Álvaro Rico), el criminal ansioso, comienza a embarrar a otros como “Ander” para no cargar con toda la culpa.

Imagen de Netflix.

Todos los personajes tiene las emociones al límite; uno de los roles que más creció al interior de la trama es el de Danna Paola. Y es que “Lu” nos permite entrar a su vida que es bastante perversa, ella y su medio hermano “Valerio” (Jorge López), mantienen una relación incestuosa, la cual es desarrollada de tal manera, que como espectadores nos deja ser empáticos con lo que ellos están sintiendo, que si bien saben que es una relación que no va a prosperar, no pueden escapar el uno del otro, es muy atractivo que la trama no los juzga, sino que deja que nosotros los televidentes seamos los que tomemos parte, desde nuestra percepción de lo que es bueno o es malo.

Imagen de Netflix.

Además, “Lu” se avienta unas frases célebres, dignas de memes y gifs que ya estamos viendo en las redes sociales.

La llegada de los nuevos personajes suman mucho, además de “Valerio”, está “Cayetana”, a quien la interpreta Georgina Amoros, que uno pensaría que en los primeros episodios no viene mucho al caso, pero luego ella termina siendo el eslabón para que persistan las intrigas. Ella es una mitómana que se ha inventado una realidad que no existe, pero eso sí, es muy divertida. Por otro lado está “Rebeca” (Claudia Salas), una chica arrebata y empoderada que será una aliada de “Samuel” y “Nadia”, su madre se dedica a negocios fuera de la ley y eso le pone más sazón a la trama.

Imagen de Netflix.

Ahora bien, hablemos de diversidad y desinhibición, qué interesante que cada vez y mejor se retrate a los personajes LGBT con la naturalidad que debe ser. Si bien en la TV nacional nos conquistaron parejas como “Juliantina” y “Aristemo”, la que hacen “Ander” y “Omar”, será nuestro must de este otoño. Omar Ayuso y Arón Piper tienen una química tan genial, que es inevitable no sentirte enamorado de ambos, además las escenas de amor que tiene son súper sexys, ellos junto con Ester Expósito e Itzan Escamilla, se pelean por el trono de ser los más ardientes en pantalla. Pero “Polo” (Álvaro Rico) también viene a ponerle candor a las escenas, los que vieron el capítulo 2 entenderán porqué lo digo.

Imagen de Netflix.

Finalmente hay que decir que “Guzmán” y “Nadia” (Miguel Bernardeau y Mina El Hammani), los “Romeo y Julieta” contemporáneos, son quienes tienen el triángulo amoroso más aburrido, no avanza mucho de la primera temporada acá, es decir, ocurren cosas para ambos, pero no logran embaucarnos como “Lu” con “Valerio” o “Ander” con “Omar”. Veamos qué otras cosas nos depara la temporada 3, ¡ya quiero ver qué sigue!

mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.