¿Por qué asociamos la homosexualidad con cosas malas?

Mauricio Clark es un comunicador y periodista de espectáculos que hace unos días fue entrevistado por un programa de espectáculos sobre su cambio de vida después de haber estado inmerso en las adicciones. Es loable que las personas que como él tocaron fondo, encuentren la salida para restablecerse en la sociedad, sin embargo, en sus declaraciones dijo una ambigüedad que puede ser tomada en muchas directrices, “la homosexualidad hoy es parte de mi pasado, hoy retomo una vida como me hizo Dios, naturalmente…”.

Si Clark decidió ya no ser homosexual, es una decisión muy de él, yo considero que la orientación sexual de cada uno no es una gripe o un accesorio que decides ponerte un día y al otro no. También es muy su libre albedrío encontrar en la religión, la calma que estaba buscando, pero como figura pública que es, es muy delicado ofrecer declaraciones tan ambiguas porque esto lo que ocasiona es que personas que puedan estar en la misma situación que él, adjudiquen que ser homosexual sea parte de sus problemas y que por ello no encuentran una salida para sentirse en paz consigo mismos.

Desde que estoy en este mundo a la homosexualidad se le califica de todas las maneras y de todos los ángulos como algo malo. Si quieres abrazar a un amigo, pégale en la espalda con efusividad para que se vea masculino, si lo abrazas o lo besas, eso es gay y es malo. Si te gusta el teatro o la danza, eso es afeminado y es malo, si te gusta el rosa o quieres ponerte una prenda “para mujer”, eso es retorcido y es malo, total que ser gay en México es muy malo y nadie quiere sentirse menospreciado.

Dios, el universo y mis padres me hicieron un ser de distintas dimensiones, dones e imperfecciones, y ser gay es tan de mi naturaleza como tú lo eres siendo bisexual o tu siendo heterosexual. Que en la vida te haya ido mal y hayas caído en drogas, abusos, excesos o situaciones complicadas, no fue por tu orientación sexual, sino por las decisiones equivocadas que tomaste a partir de sentirte culpable por algo que es tan natural como beber agua y que tal vez no encontraste las personas adecuadas para liberarte de esos estigmas sociales y religiosos que se traducen en culpa.

La homosexualidad no es mala y no es la culpable de que te sientas solo, por ello es que hay afuera personas oportunistas que practican las terapias de conversión, que te reprimen, que te secuestran la libertad y que lejos de ayudarte, te crean un mundo donde el castigo y la culpa son disfrazados de una falsa plenitud, en muchos lugares estas terapias de conversión son catalogadas como tortura y ojalá en México pronto se legisle en contra de ellas.

Si a Clark le funcionó el proceso religioso para sentirse bien y retomar su vida, muy bien por él, espero que le funcione siempre, pero si tú como adolescente o adulto estás en la búsqueda de aceptarte cómo eres, lo más recomendable es que primero te acerques a familiares con una mente más abierta a estos temas, que conozcas amigos LGBT que puedan orientarte y encontrar apoyo en personas especializadas y certificadas, instituciones como CONAPRED pueden ser una vía para encontrar la respuesta que buscas, pero que sepas que ser homosexual, lesbiana, pansexual o trans, no tiene nada de malo, simplemente es un aspecto más de todo el rompecabezas que compone tu ser, eres más que tu orientación sexual.

A raíz de estas declaraciones de Clark, surgió el HT #NoEstoyEnfermx donde personas de todas las orientaciones sexuales evidencian que no tiene nada de malo ser una mismo, son tus acciones las que te ponen el reto de ser un buen ciudadano o no.

Por otro lado quiero terminar esta reflexión para hacer evidente que los comunicadores necesitan prepararse y leer más sobre cuestiones que no conocen, Juan José Origel dijo unas barbaridades sobre el tema, que por eso luego el público se cree todo lo que dicen presentadores como él, porque se genera un cariño y una confianza con el espectador. La única en ese panel que tomó el tema de manera racional y objetiva fue Maca Carriedo.

Les comparto el video

Y por cierto, pronto se estrenará una película que aborda el tema de las terapias de conversión, aquí el teaser.

mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.