Regina Pavón sucumbe a sus oscuros deseos

Una de las actrices jóvenes mexicanas que cada vez más se consolida como profesional del histrionismo, es Regina Pavón, quien a lo largo de su trayectoria ha explorado entre el drama y la comedia personajes llenos de matices que le permiten desarrollar su visión creativa, como ahora sucede con “Zoe”, rol que interpreta en la serie “Oscuro deseo”, que a unas horas de su estreno debutó en el primer lugar de los contenidos más consumidos de la plataforma Netflix.

En la trama, “Zoe” es hija de “Alma” (Maite Perrroni), y es una joven estudiante a la que le fascina el universo forense y que también se está descubriendo capítulo a capítulo como una mujer que pertenece a la diversidad sexual en un contexto de sensualidad, secretos, intrigas y muerte. En entrevista para Rosa Distrito, Regina habla de este proyecto que está siendo un parteaguas en su carrera, y eso ya es mucho decir, porque en “Monarca” también interpretó un personaje maravilloso, sin duda es una excelente actriz.

“(Oscuro deseo) es una serie a la cual le tenemos mucho cariño, tiene a unos personajes que están llenos de capas y secretos, y conforme avanza la trama, el público va descubriendo quiénes son realmente. Es una serie súper erótica donde no solo se ve a los cuerpos desnudos, también se ven sus almas para poder entender quiénes son realmente, definitivamente nada es lo que parece”.

Cortesía.

Regina se siente satisfecha con todo lo que ha realizado en el histrionismo.
“Como actriz disfruto más hacer este tipo de proyectos que son como mucho más intensos, porque la comedia más que disfrutarla, a veces la sufro, porque tienes que ser súper puntual, pensar demasiado en el ritmo. Y el haber conocido a Maite, Erik Hayser, Jorge Poza –con quien ya había hecho una novela–; Alejandro Speitzer y María Fernanda Yepes, quienes hacen personajes súper reales, la verdad es que se logró un resultado muy padre”.

Para la actriz fue una experiencia enriquecedora el haber hecho una serie como esta con un elenco pequeño, “porque nos conocimos mucho, hacíamos escenas súper intensas que al final te terminas conociendo todo y es bien padre trabajar con gente tan linda a la par de que hagan bien su chamba , porque si hubiéramos convivido tanto tiempo sin hacer clic, hubiera estado bien difícil, se creó una gran confianza entre nosotros que ayudó a que las escenas intensas no se sintieran incómodas y fluyeran padre”.

Sobre su personaje, quien es una adolescente, dice Regina que ha sido un gran reto para ella. “Su papá es un magistrado y su mamá es abogada, son académicos muy importantes, son gente súper culta que está trabajando todo el día. Y esta chava está en un punto de su vida donde no sabe qué quiere, no sabe quién es ella misma, está súper confundida y necesita una mamá que esté ahí, pero su madre está pasando por sus propios rollos. Entonces, como que cada personaje empieza a pasar por momentos súper críticos y duros, pero no se los cuentan entre ellos, así que comienzan a darse un chorro de choques y problemas dentro y fuera del círculo familiar, y eso genera una problemática súper importante para el público”.

Cortesía.

En cuanto a la representación de la diversidad sexual en la trama a través de su personaje, dice Regina que es importante que cada vez más se hable de ello en los proyectos de ficción y entretenimiento. Además de que regularmente se retrata a los roles adolescentes con historias sosas cuando también tiene su gran nivel de conflicto.

“Aquí al contrario suceden (momentos) muy crudos. Mi personaje, a pesar de ser una niña, tiene que vivir una realidad, en ella recaen muchas cosas que hacen sus papás, y luego ella misma hace muchas cosas por ser chavita y no tener como conciencia, así que la caga; la gente se va a identificar en el sentido de las emociones, de cuando cometemos muchas tonterías y luego ya no hay vuelta atrás. Mi personaje no sabe qué onda con su sexualidad, no sabe si le gustan los hombres o las mujeres y creo que es un conflicto muy padre que pocas veces se cuenta en México. Es importante que cada vez haya más personajes LGBT en las series”.

El contexto de “Oscuro deseo” se mueve en un escenario constante de intriga y erotismo. “Algo que me parece muy genuino y honesto de la serie es que muestra a unas personas con deseos sexuales como todos los seres humanos y eso en muchos proyectos lo censuran, como si los personajes no sintieran o no desearan”. Resalta que este thriller erótico es algo que no se había visto en México, al menos en una serie, donde se mantiene el nivel del suspenso en cada capítulo.

mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.