Regresa en formato escénico la historia de culto, “La naranja mecánica”

La cultura pop del siglo XX no podría entenderse sin el clásico literario y luego fílmico de “La naranja mecánica”. La historia creada por Anthony Burgess en 1962 y luego llevada al cine por Stanley Kubrick en 1971, viene a Guadalajara pero en formato de teatro a cargo del productor Sergio Gabriel y el director Manuel González Gil, el próximo jueves 26 de septiembre con una única función, a las 20:30 horas en el Teatro Diana.

Leo Deluglio, Carlos Fonseca, Alfredo Gatica, Kevin Holt, Erik Díaz, Antonio Alcántara, Solkin Ruz y Flor de Blov, son los ocho actores que están representando esta puesta en escena, aunque sobre el escenario siempre están presentes siete, pues a excepción de Leo, quien da vida a “Alex” el protagonista, los demás alternan todos los personajes.

Leo Deluglio. Cortesía.

“Esta puesta en escena sorprende e impacta a las personas que nos vienen a ver. A diferencia de la película, lo que está pasando en el teatro es que lo que sucede, lo ves en vivo. Muchas veces nos pasa que estando en escena, hay algo que se cambia, que funciona diferente a la anterior función, hay errores técnicos, y es lo que te da el teatro, que a partir de eso que pasó, hay que resolver y ver cómo sales adelante, algo que en el cine no pasa, pues si te equivocas, se hace corte y comienzas de nuevo”, comparte Leo, el protagonista de “La naranja mecánica”.

Alfredo Gatica. Cortesía.

La puesta en escena resulta ser muy física y tanto él como sus demás compañeros, tienen que tener muy alerta los sentidos, el montaje es muy coreográfico y trasgresor. “Brincamos por todo el escenario, tenemos muchas coreografías, movemos una escenografía muy pesada, se transforma una casa en una prisión, luego pasas a una iglesia, todo eso son movimientos escénicos son muy cansados, pero que funcionan porque la gente deja volar su imaginación”.

Kevin Holt. Cortesía.

Leo comparte que “Alex” lo ha enriquecido mucho en su trabajo actoral. “Es un personaje que tiene una energía muy especial, me ha modificado muchísimo en la manera de ver mi cuerpo como actor. Recuerdo las primeras funciones de la obra, yo me exigía mucho físicamente y vocalmente es un personaje que proyecta mucho, podría decirse que grita mucho en las primeras escenas porque está con la energía muy arriba, está bajo sustancias que alteran su estado de ánimo y lo hacen cambiar constantemente. Entonces, tuve que aprender a administrar mi energía cerca de la hora 40 que dura aproximadamente la obra”.

Antonio Alcántara. Cortesía.

Y es que al inicio del proyecto, durante las primeras 20 funciones del montaje, Leo ya se había quedado sin voz, así que cuidar su cuerpo, su voz y su talento, fue una lección que aprendió el actor de “La doña”, sobre la marcha. “También me golpeaba mucho, accidentalmente, porque hay muchas coreografías donde corremos, donde saltamos, donde la intensidad lleva a que te termines lastimando de alguna u otra forma”.

Precisión escénica

Flor de Blov. Cortesía

Por su parte Flor de Blov resalta la precisión escénica que ella y sus compañeros tiene que tener para realizar todas y cada una de las acciones que tienen sus personajes, “yo tengo cambios de menos de un minuto donde salgo de cantar ópera para ponerme la ropa de la madre de ‘Alex’ y salir a ser ella, luego me vuelvo soldado de la cárcel y después la doctora.
Entonces, todo el tiempo estás cambiando tu chip y debes estar súper atento para desarrollar todos estos personajes y cambiar tu columna vertebral de lo que es tu actuación, eso hace que la obra sea muy rica, muy visual y muy entretenida, tanto para el público como para nosotros arriba del escenario”.

Carlos Fonseca. Cortesía.

Afirma Flor que “La naranja mecánica” es un proyecto muy particular que tanto a ella como a sus compañeros, les permite mostrar una amplia gama de lo que saben hacer. “Siempre se agradece estar en proyectos así y que por ejemplo, nuestro productor Sergio Gabriel se anime a traer esta ‘naranja mecánica’ de la Ciudad de México, porque nosotros siempre decimos que la gente se anime a venir con la mente en blanco a ver esta propuesta teatral que si bien tiene la base de la historia de Burgess, no tiene nada que ver con la película de Kubrick, sino que más bien tiene pinceladas”.

Erick Díaz. Cortesía.

“Entonces, es lo entretenido, lo divertido y emocionante que tiene el teatro, vivir una historia que todos han leído o visto en el cine, pero que ahí es completamente otro lenguaje y te lleva de maneras súper emocionales, a veces la gente cuando sale (de la puesta en escena) no sabe ni qué decirte, porque realmente es muy fuerte lo que sucede y todo lo que se genera en esta hora cuarenta que dura ‘La naranja mecánica’”.

Solkin Ruz. Cortesía.

Además, la estética que maneja el montaje es muy fabril, muy minimalista, pero también muy física, “nosotros mismos (los actores) logramos que ese espacio no lo puedas ubicar fácilmente en tiempo y eso está bueno porque se vuelve anacrónico, también”, finaliza la actriz.

Teatro Diana, 26 de septiembre a las 20:30 horas. Boletos en Ticketmaster y taquillas del teatro. Cortesía.
mm
Kike Esparza

Soy un periodista apasionado del cine, la música y la moda. Tengo una obsesión por contar las horas y estornudar una y otra vez cuando tengo que tomar una decisión. Quiero ser como Carrie Bradshaw.

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.