La lucha sigue en pie

Personalmente no me gusta mucho celebrar “los días de…” porque creo que ya hay tantos y de todo que, como dicen, ya se choteó. Sin embargo hay fechas que sí considero de suma importancia conmemorar por el aporte social y porque nos recuerdan año con año que hay luchas pendientes, que como sociedad, aún no hemos logrado superar.

Una de ellas es el 17 de mayo que acaba de pasar, fue el Día Internacional contra la homofobia, bifobia y transfobia. En México tiene apenas 5 años que se decretó el día de manera oficial, por parte del entonces presidente Enrique Peña Nieto. La acción de haber un decreto presidencial al respecto, le da una mayor legitimidad institucional, para de esta manera permear en las acciones y gestiones que se realizan en los tres niveles de gobierno.

La importancia de la celebración de este día es porque antes del 17 de mayo de 1990, la homosexualidad estaba considerada como una enfermedad mental en por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Así es, antes de esta fecha tú que estás leyendo y eres homosexual, podrías haber sido diagnosticado como enfermo mental.

El 17 de mayo tiene una trascendencia, porque después de ese día, los homosexuales dejamos de ser juzgados como si tuviéramos problemas mentales, por el simple hecho de tener una orientación sexual no heterosexual.

Este tipo de acciones institucionales, o como el decreto que se hizo en el 2014 por el presidente de México, pareciera que son simples actos que no tienen mayor repercusión más que borrar la homosexualidad de una lista. Pero no. Si nos ponemos a pensar más allá, tiene repercusiones sociales trascendentales para que el día de hoy tú, yo, o nuestros amigos tengamos mayores libertades de expresión sin ser juzgados.

Sin embargo, cuando este tipo de acciones o decretos son realizados por instituciones con un gran peso y prestigio a nivel internacional como la OMS, o son decretadas por una persona que muchos otros siguen, admiran y creen en ella, como lo es un presidente de una nación, el acto toma una mayor trascendencia social. Es decir, nos ayuda a ver la homosexualidad como una cuestión libre del estigma que social que culturalmente se tenía en esa época.

En años recientes, también se ha ido identificando como el #SpiritDay, un día en el que se realizan acciones y se muestra la solidaridad con aquellos jóvenes y adolescentes que han sido víctimas de acoso, de bullying o de discriminación por ser lgbtq+. Surge en el 2010, cuando en Canadá, una estudiante de secundaria quiso hacer algo para honrar jóvenes que se suicidaron por ser víctimas de homofobia. Eligió el morado como estandarte para visibilizar la lucha contra este tipo de violencia escolar.

Ahora viene junio, el mes del Orgullo, alrededor del mundo se realizan marchas que nos recuerdan que seguimos en pie de lucha por hacer válidos nuestros derechos como personas diversas que somos.

Fechas como estas sirven para recordar, rememorar y recapitular todo lo que hemos avanzado en el respeto y libre expresión de las personas, de amar sin discriminación, más allá de su orientación sexual. Sin embargo, aún hay muchas acciones por hacer.

Las personas lgbtq+ seguimos siendo asesinadas por no ser heterosexuales, señaladas por vestirnos de manera diferente, por amar diferente; seguimos teniendo que recurrir a amparos y explicaciones sobre porqué la persona que amamos es de nuestro mismo sexo, hay leyes que mencionan claramente que no podemos acceder a los mismos beneficios que una pareja formada por un hombre y una mujer, seguimos siendo víctimas de persecución y estigmatización.

Los avances, en relación con décadas anteriores son muchos, sin embargo aún no hemos podido hacerle entender a un sector de la sociedad que lo único que queremos es que se nos respete nuestra libertad de ser y de amar, sin que eso repercuta en otras áreas de nuestra vida como los derechos humanos.

mm
Rob Hernández

Opinólogo de tercera generación que usa la escritura como catarsis. Fan de escuchar los silencios y sarcástico a la menor provocación. Don´t Call my name, just call me @Robsmx

RosaDistrito

En este blog Kike Esparza habla desde su experiencia, 10 años en el periodismo le han permitido adentrarse y disfrutar de tópicos como el cine, la música, la moda y la diversidad. Rosa Distrito es el espacio que disfrutamos todos.

Encuéntranos en redes sociales.